June 25, 2024

La cúpula policial durante las administraciones de los expresidentes Lenín Moreno y Guillermo Lasso está bajo la lupa en una investigación por el presunto delito de asociación ilícita. El caso involucra a altos mandos como lo fue Tannya Varela, excomandante de la Policía Nacional, y a los exgenerales Mauro Vargas y Giovanni Ponce.

Durante su exposición en la Asamblea Nacional, la fiscal general del Estado, Diana Salazar, indicó que el caso fue presentado el 14 de marzo de 2023 por 14 asambleístas, al día siguiente inició la investigación. “Debo informar que este caso, conocido como La Madrina, no lleva ese nombre en la Fiscalía”, criticó Salazar, señalando una carga de género innecesaria. El nombre oficial del caso en la institución es Poder Policial.

Aún la investigación está bajo reserva, y según pudo conocer Ecuavisa.com los involucrados ya han rendido versión.

Esta investigación, que nuevamente cuestiona las acciones de altos mandos, según expertos en seguridad, además, debilita la credibilidad de la Policía. En este contexto, enfatizan la necesidad urgente de una depuración real dentro de la institución para restaurar la confianza pública. Aquí los detalles.

Caso Poder Policial nexo con caso Encuentro

La conexión con el caso Encuentro se establece a través de un informe confidencial que investigaba los vínculos del cuñado del expresidente Guillermo Lasso, Danilo Carrera, con la mafia albanesa. Mientras esta investigación avanzaba, se solicita abruptamente el cierre del caso, presumiblemente para favorecer a los implicados en el entonces caso León de Troya.

En marzo de 2023, el expresidente Lasso anunció la solicitud de desvinculación de Vargas y Ponce, luego de la filtración de fragmentos de una conversación entre ambos. En esos audios, presuntamente se los escuchaba discutiendo sobre el archivo de la investigación por presunto narcotráfico.

En febrero de este año, Tannya Varela, quien asumió como Comandante General el 21 de marzo de 2021 durante el gobierno de Lenín Moreno y posteriormente ratificada en su cargo por Guillermo Lasso, emitió un comunicado tras un largo período de silencio. En él afirmaba enfáticamente:

“Jamás podrán vincularme de ninguna manera a ningún acto irregular en beneficio de organizaciones delincuenciales a las que yo he combatido durante mi vida profesional”.

Este medio volvió a intentar contactar a Varela, y también a Mauro Vargas y Giovanni Ponce, para conocer su postura sobre la investigación que se sigue en su contra.

De ellos, el general en servicio pasivo, Vargas, respondió brevemente en una llamada, confirmando su presencia en Ecuador y su disposición a colaborar con la investigación: “Debe investigarse ese es el deber de la Fiscalía (…) Estamos de acuerdo con la investigación, nosotros ya hicimos una declaración a la Fiscalía, estamos acá”, resaltó.

Vargas enfatizó que el cierre de la investigación (el informe por el caso León de Troya) era competencia exclusiva de la Fiscalía, y que no correspondía a ellos tomar esa decisión:

“Los audios no están completos. Hay que tener claro, el señor general Ponce, ni la Policía, no podían cerrar los casos, ¿qué hay detrás de todo esto?”, resaltó.

La presunta implicación de excomandantes en casos de corrupción es preocupante para la credibilidad de la institución encargada de hacer cumplir la ley,expone Diego Pérez, experto en seguridad y docente del Escuela de Seguridad y Defensa del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN): “Genera una dosis desconfianza sobre cuán efectivas son las actuaciones que toma para contener (delitos)”.

En ese sentido, Pérez expone que es responsabilidad del Gobierno comenzar un proceso serio de depuración que apunte a conexiones en diferentes rangos, para entender cómo está operando la corrupción.

De hecho, la reestructuración en la Policía Nacional fue una de las primeras medidas que marcó el inicio del Gobierno de Daniel Noboa. Se tardaron dos semanas en anunciar los cambios que se llevarían a cabo en la cúpula policial.

Finalmente, el pasado 4 de diciembre de 2023, el presidente aceptó la renuncia de cuatro generales: Edwin Noguera (esposo de Varela), Pablo Ramírez (procesado en el caso Metástasis), Manuel Samaniego y Marcelo López, quienes quedaron fuera de la institución.

En este año, han salido a la luz otros casos que involucran a servidores policiales en estructuras ilícitas. Uno de ellos fue el caso Jaguar, en el que 10 policías estuvieron implicados en la red liderada por el narcotraficante alias Gato Farfán.

El catedrático también señala que estos casos revelan un nivel alarmante de percepción de impunidad en el país. “Parece que persiste una noción tan grande de impunidad que el sistema judicial se convierte en un actor preponderante para garantizar las sanciones correspondientes en estos casos”.

Estas circunstancias plantean graves dudas, señala, sobre el futuro de la institución policial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *