Dos activistas de Just Stop Oil, mismo grupo que hace unas semanas lanzó una sopa de tomate a un cuadro de Van Gogh, estamparon dos tartas de chocolate en el rostro de la figura de cera del rey Carlos III en el museo Madame Tussauds de Londres, con el fin de que el gobierno británico “detenga las nuevas licencias de petróleo y gas”.

«La ciencia es clara, la demanda es sencilla: detén las nuevas licencias de petróleo y gas», proclamaron mientras arrojaban las tartas a la escultura, que está rodeada de la de otros miembros de la familia real británica.

La entidad ecologista compartió la acción en un vídeo en sus redes sociales, acompañado de unos tuits en los que denuncian al monarca inglés por «haber abandonado sus planes de asistir y dar un discurso» en persona en la próxima COP27 de la ONU, que se celebrará del 6 al 18 de noviembre en Sharm El Sheij, Egipto.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.