ACTIVISTAS VEGANOS QUIEREN REEDUCAR A GUAYAQUIL

Cada vez son más. Se reúnen en plazas con carteles en los que exponen las razones para apoyar el veganismo. Van a centros comerciales, vestidos de negro, con máscaras y con portátiles en las que proyectan escenas de sufrimiento animal. Escriben, con tiza y en las aceras, consignas como “sé el cambio que quieres ver en el mundo, sé justo, sé vegano”.

También hacen vigilias fuera del camal para despedirse de las vacas y los cerdos antes de que sean torturados, y hacer videos que se difunden con un mensaje de compasión.

Ellos son parte de las comunidades Red Vegana de Guayaquil (@redveganagye), Animal Save (@guayaquilanimalsave), Climate Save (@guayaquilclimatesave), Anonymous For The Voiceless, entre otras. Todos lo hacen por el mismo fin: “Luchar contra el consumo de productos animales por salud, sostenibilidad y respeto por los seres sintientes”.

Y, como parte del activismo también es la educación… A estos grupos se une Animal Club (animalclub.network, en Instagram), una iniciativa sin fines de lucro y autofinanciada para la divulgación del veganismo, liderada por Paula Ceballos y Charvel Chedraui, pareja guayaquileña y emprendedores tecnológicos.

Con ayuda de un blog y vídeos que ellos producen, protagonizan y comparten en sus redes sociales, despejan las dudas sobre su estilo de vida. “¿Los animales sienten dolor?”, “Si el mundo se hiciese vegano, ¿qué les pasaría a los animales?”, son preguntas que resuelven todas las semanas.

Paula y Charvel no comen carnes, aves, pescado, mariscos, productos con lactosa, huevos, “ni ningún producto que provenga de la explotación y crueldad de los animales”.

¿Qué los llevó a tomar esta decisión radical? Más allá de una reflexión enfocada en los derechos y la justicia, luego de ver documentales e investigar al respecto, también lo hicieron por un tema de salud. A la mamá de Charvel le diagnosticaron una enfermedad en el estómago, similar a la que había sufrido su abuelo, ambos por una mala alimentación… Entonces, se acabaron las excusas y abrazaron el veganismo.

La comunidad científica avala que llevar una dieta vegetariana o vegana, siempre que sea equilibrada, resulta apropiado en todos los periodos de la vida, incluidos el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para los atletas. Lo certifica la mayor agrupación de nutricionistas del mundo, la Academia de Nutrición y Dietética Americana.

A pesar de tratarse de una corriente reciente en la urbe porteña, la tendencia a reducir el consumo de productos animales se muestra como una realidad al alza. Se nota en tiendas y en restaurantes, y en cuentas de Instagram coloreadas con platos a base de hojas verdes, aguacate y chía.

Sin embargo, Paula cree que aún existe desconocimiento en las cocinas y cita una última experiencia. “Pedimos una hamburguesa vegana en un restaurante de Samborondón, pero alcanzamos a leer que traía mayonesa a base de huevo. Al conversar con el chef nos dijo que pensaba que estaba bien para los veganos porque solo llevaba claras y no las yemas”.

La desinformación es precisamente lo que quiere vencer Animal Club, con contenido en español, desde animalclub.net, así como todas esas comunidades locales que hoy hacen activismo por los animales.

Deja tu comentario