Al menos 129 personas han muerto en Indonesia como consecuencia de los disturbios registrados en el estadio de Kanjuruhan tras un partido de fútbol entre Arema FC y Persebaya Surabaya, donde las fuerzas de seguridad respondieron con el uso de gases lacrimógenos.

El inspector general jefe de la Policía de Java Oriental, Nico Afinta, ha explicado que las protestas se generaron tras la derrota del Arema FC contra el adversario, según recoge al medio local ‘Suryamalang’. Los aficionados del equipo perdedor saltaron al campo de juego con la intención de demandar explicaciones por el resultado.

Anfinta ha afirmado que los guardias de seguridad tomaron medidas preventivas y de distracción para que «el caos no escalara» lo que ha incluido el uso de gases lacrimógenos. Según recoge el portal de noticias ‘Medcom.id’, por el momento se ha confirmado el fallecimiento de 129 personas.

El responsable de la Policía ha confirmado que 34 de ellos murieron en el estadio, mientras que el resto lo hicieron durante su traslado al hospital. La mayoría de ellos lo hicieron por falta de oxígeno durante la estampida, según ha informado la agencia DPA.

Además, Anfita ha trasladado que otras 180 se encontraban a la espera de ser atendidas en los hospitales cercanos al campo de fútbol.

Por su parte, la federación de fútbol indonesa PSSI ha manifestado que «lamenta las acciones de los fanáticos» y ha informado de que ha formado un equipo de investigación que se ha trasladado hasta la ciudad de Malang donde se sitúa el estadio.

Además, PSSI ha señalado que apoya a la Policía en la investigación del caso y ha asegurado que este incidente «está manchando la cara del fútbol indonesio».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.