ALIMENTACIÓN RICA EN AZÚCAR IMPACTA RÁPIDAMENTE EN LA CALIDAD DEL ESPERMA.

La dieta rica en azúcar actúa de forma rápida sobre la calidad del esperma, según ha evidenciado un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Linköping (Suecia) y que ha sido publicado en la revista PLOS Biology.

«Hemos visto que la dieta influye en la motilidad de los espermatozoides, y que sus efectos son notables después de una o dos semanas», han dicho los expertos, quienes han recordado que la calidad del esperma puede verse afectada por varios factores ambientales y de estilo de vida.

En el trabajo se han analizado a 15 hombres jóvenes sanos, no fumadores, que siguieron una dieta durante dos semanas, basada en las recomendaciones de nutrición nórdica para una alimentación saludable, con una excepción: durante la segunda semana, los investigadores agregaron azúcar, que corresponde a alrededor de 3,5 litros de bebidas gaseosas, o 450 gramos de pasteles, todos los días.

La calidad del esperma y otros indicadores de la salud de los participantes se investigaron al comienzo del estudio, después de la primera semana (durante la cual comieron una dieta saludable), y tras la segunda semana (cuando los participantes habían consumido grandes cantidades de azúcar adicionalmente).

Al comienzo del estudio, un tercio de los participantes tenía baja motilidad espermática, si bien investigadores se sorprendieron al descubrir que la movilidad de los espermatozoides de todos se normalizó durante el estudio.

«El estudio muestra que la motilidad de los espermatozoides se puede cambiar en un período corto y parece estar estrechamente relacionada con la dieta. Esto tiene importantes implicaciones clínicas, pero no podemos decir si fue el azúcar el que causó el efecto, ya que puede ser un componente de la dieta saludable básica que tiene un efecto positivo en el esperma», han dicho los expertos.

Los investigadores encontraron que los pequeños fragmentos de ARN, que están relacionados con la motilidad de los espermatozoides, también cambiaron. Por ello, ahora planean continuar el trabajo e investigar si existe un vínculo entre la fertilidad masculina y los fragmentos de ARN en los espermatozoides. También determinarán si el código de ARN puede usarse para nuevos métodos de diagnóstico para medir la calidad de los espermatozoides durante la fertilización ‘in vitro’.

Fuente: eluniverso.com

Deja tu comentario