La familia de Vania Morales llevaba seis días sin tener noticias de ella. En octubre de 2021 la joven chilena de 23 años viajó a Cuenca, Ecuador con su hijo de cinco años y su nueva pareja, un hombre ecuatoriano llamado Gabriel al que conoció por redes sociales

Temiendo una desgracia, los padres de la mujer, oriunda de Limache, en la región de Valparaíso, viajaron a la capital, Santiago, para hacer una denuncia formal a la Policía de Investigaciones, por tantos días en los que ella no se comunicó con sus parientes. 

Según sus familiares, la joven se contactó por última vez con el padre de su hijo, a quien le envió fotos y videos donde se evidenciaban agresiones físicas, con el fin de pedir ayuda, señaló el diario chileno El Observador. 

“Al papa del niño le mandó dos fotos con agresiones en los brazos, con machucones y su hijo en el mismo video le dijo ‘papá, yo con una botella le pegaba al caballero porque le estaba pegando a mi mamá’”, indicó Guillermo Morales, padre de Vania. 

En la tarde de este miércoles 9 de febrero de 2022, el noticiero de televisión 24 horas, de Chile, informó que se puso en contacto con la mujer, antes de que ella se comunicase con su familia. La joven aseguró encontrarse bien y que una mala conexión de un teléfono celular habría provocado la incomunicación. 

“Ahora estoy con mi pareja, obviamente habíamos tenido un problema, pero lo solucionamos como toda pareja”, relató Vania. “Nos vamos a ir a pasar vacaciones a Pasaje con el papá de él”, contó. 

Según la joven, el problema que hubo con su pareja fue una “discusión ingenua, o sea, algo bien tonto”. Ella niega que el hombre la haya agredido, que era una de las sospechas que tenía su familia.  

Vania Morales también ofreció una explicación a 24 horas por esas marcas: “Sin tener conciencia de lo que era la clonazepam, ese día me quedé dormida bajo los efectos de la pastilla y todo, él me trató de despertar (…) y yo desperté, primero amorosa. Después (…) fui despertando bien. Ya después desperté más agresiva y él para sostenerme y que no le hiciera nada a él ni a nadie, él fue y se puso encima mío, pero con sus rodillas”, relató la chilena. “¿Me entiende? fue en los brazos, pero no con la intención de querer golpearme ni nada”. 

Según el canal Chilevisión, la comunicación entre el canal y la joven habría dejado muy afectada a su familia. Por ahora, la explicación que ha entregado Vania Morales aparentemente no ha sembrado tranquilidad en sus familiares. 

El Observador aseguró que el menor de edad de cinco años, que es hijo de la joven, tendría en estos momentos su autorización vencida para permanecer en Ecuador. 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.