APLICACIONES COMO INSTAGRAM SON USADAS PARA PROMOVER LA ‘ESCLAVITUD MODERNA’.

Los teléfonos inteligentes han cambiado la sociedad, tanto en términos positivos como negativos. En este último campo cada vez aparecen nuevos actos delictivos. El último es el tráfico de personas a través de aplicaciones como la popular red social Instagram.

Una investigación de BBC Arabia demostró lo fácil que puede ser encontrar a traficantes de personas en varias aplicaciones y redes sociales. Las ofrecen como ‘buenas’ y ‘sonrientes’ trabajadoras domésticas que pueden hacer labores todo un día hasta la madrugada si es necesario.

De acuerdo al medio, mujeres que trabajan en servicio doméstico en países del golfo arábigo (o pérsico) están siendo vendidas por las aplicaciones, aprobadas por Apple y Android. Entre ellas Instagram, donde se promocionan con hashtags y se negocia por mensajes internos.

El equipo de BBC Arabia se contactó con varias de las personas que pusieron los anuncios, incluso con una que ‘vendía’ a  una menor de 16 años de Guinea que era ofrecida por $3800 en Kuwait.

Tras conocerse los casos de la investigación, en Kuwait las autoridades se contactaron con varias de las personas con perfiles en los que se hacían ese tipo de publicaciones. Los obligaron a retirar los anuncios y a comprometerse en no volver a hacerlo.

Sin embargo, no hay penas por esto ni ningún plan para acabar con esta práctica.

La relatora especial de la ONU sobre las Formas Contemporáneas de la Esclavitud, Urmila Bhoola, dijo que esto es un ejemplo de las formas de esclavitud moderna. Ella añade que las compañías dueñas o que permiten las aplicaciones, entre ellas Facebook, Apple y Google, deben trabajar en impedir que desde perfiles se realicen estos actos para no promover el «mercado de esclavos en la red». «Tienen que rendir cuentas», dijo.

Tras ser alertado del problema, Facebook (también dueña de Instagram) dijo que ha borrado cuentas y hashtags usados para este delito. Mientras Apple y Google dijeron que trabajan con desarrolladores para tratar de evitar que se usen aplicaciones para esto. Pese a todo ello, BBC dijo que había comprobado que muchas se seguían usando para este delito.

Nueve de cada 10 hogares tienen una empleada doméstica en Kuwait y suelen ser oriundas de zonas pobres del mundo, desde donde llegan para ganar dinero y enviar a sus familiares.

Los vendedores usualmente confiscan los pasaportes de estas mujeres y casi no les dan tiempo libre para retenerlas. Además de tratarlas de manera inhumana.

El caso de Fatou fue llevado a las autoridades de Guinea quienes remitieron el caso a sus pares en Kuwait, de donde deportaron a la adolescente por ser menor de edad.

Tras llegar a su país, Fatou contó a BBC que en Kuwait la habían tratado como un animal.

Fuente: eluniverso.com

Deja tu comentario