La cama, el lugar en el que nuestro cuerpo reposa después de largas jornadas. Una de las mejores sensaciones es dormir en sábanas recién cambiadas. Pero la pregunta es ¿cada cuánto se debe cambiar las sábanas? Los expertos tienen la respuesta.

En declaraciones con la BBC, la doctora Lindsay Browning, psicóloga colegiada, neurocientífica y experta en sueño, explica que las sábanas se deben cambiar una vez a la semana o cada dos como máximo.

“El sudor entra en las sábanas, lo que hace que no solo tengan un olor desagradable, sino que también se obstruyan bastante (…) “Si no lavas las sábanas lo suficiente, las células muertas de tu piel se acumularán en estas sábanas”.

—  Lindsay Browning

Ácaros, sudor y células muertas se dejan en la cama durante el tiempo de sueño y si no lavas las sábanas por mucho tiempo se acumularán en tu cama.

Por su parte también coincide María Dolors Vidal Roig, profesora de la Universidad de Castilla La Mancha y miembro del Grupo de Docencia y Difusión de la Sociedad Española de Microbiología.

“Las personas podemos ser portadoras de ácaros de la sarna o de piojos. Los ácaros de la sarna los llevamos en la piel y los piojos, en los pelos. Estos animales se dejan caer en la ropa de la cama y pueden durar algunos días sin comer nada. En el momento que otra persona duerma en una cama con las mismas sábanas de alguien portador de los ácaros o de los piojos, esos animales pueden subir al nuevo cuerpo”.

—   María Dolors Vidal Roig

Además de bacterias y hongos que pueden ser traspasados desde la piel a la cama y sustancias como sudor o sebo que salen del cuerpo humano.

“El recambio de la ropa de cama en ambientes familiares dependerá, lógicamente, del uso que se haga. Las sábanas contactan con nuestro cuerpo y se manchan como se mancha cualquier prenda que llevamos puesta. Por regla general, sería recomendable cambiar las sábanas semanalmente para personas adultas o quincenalmente para niños. Aunque esta regla también depende de la temperatura ambiental; en verano se ensucian más porque sudamos más. Hay que utilizar el sentido común”.

—  María Dolors Vidal Roig

¿Sobre las almohadas de las sábanas?

“Las almohadas son receptoras del sebo de la cabeza, más marcado en hombres y en edades adolescentes-adultas. Las fundas sería muy recomendable lavarlas, como mínimo, cada semana”, explica la profesora de la Universidad de Castilla La Mancha.

¿Los edredones?

“El edredón no toca con nuestro cuerpo y simplemente se ensucia como cualquier objeto de la casa. Se puede airear quincenalmente y debería lavarse al finalizar la estación fría, antes de guardarlo para la siguiente temporada”.

Síguenos en

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.