China anunció una ley de seguridad para Hong Kong, Unión Europea y Estados Unidos piden derechos y libertades.

China pretende imponer una ley de seguridad en Hong Kong que ya ha generado múltiples condenas internacionales.

La Asamblea Nacional Popular de China (ANP, Parlamento) comenzó el viernes su reunión anual, en la que se tramitará una «ley de seguridad de Hong Kong» que, según el vicepresidente del Legislativo, Wang Chen, pretende prohibir «cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión» contra Pekín y responder al problema que supone el incremento de «riesgos para la seguridad nacional» que se vienen produciendo en la excolonia británica.

Hong Kong, la excolonia británica, se ha convertido en uno de los temas centrales de la Asamblea, ya que los delegados aprobarán con toda probabilidad una ley de seguridad para el territorio, que está ya desatando protestas y críticas en amplios sectores de la ciudad semiautónoma china.

Tanto los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea instaron a China a respetar los derechos y libertades de Hong Kong, así como a mantener su autonomía.

El Gobierno de Estados Unidos consideró que la ley de seguridad nacional que tramitan las autoridades chinas para Hong Kong supondría la «sentencia de muerte» de la autonomía que el estado chino se comprometió a mantener en la excolonia británica.

«Hong Kong ha florecido como un bastión de la libertad. Estados Unidos insta firmemente a Pekín a que reconsidere su desastrosa propuesta, cumpla con sus obligaciones internacionales y respete el alto grado de autonomía, instituciones democráticas y libertades civiles de Hong Kong, que son clave para preservar su estatus especial», aseguró Mike Pompeo.

«La UE considera que el debate democrático, la consulta con partes clave y el respeto de las libertades y derechos protegidos en Hong Kong representarían la mejor manera de proceder con la adopción de la legislación de seguridad nacional», indicó el alto representante comunitario para la Política Exterior, Josep Borrell, en una declaración en nombre de los Veintisiete.

Borrell aseguró que la UE tiene «fuerte interés en la estabilidad y prosperidad continuadas de Hong Kong» bajo el principio de «un país, dos sistemas», y que concede gran importancia a la preservación del alto grado de autonomía de Hong Kong, «en línea con la Ley Básica y los compromisos internacionales, así como con el respeto a ese principio».

La Declaración Sino-Británica de 1984, que sirvió para acordar la retrocesión de Hong Kong de manos británicas a chinas en 1997, estableció el mantenimiento durante al 50 años a partir de esa fecha de una serie de libertades en este territorio inimaginables en la China continental.

Fuente: eluniverso.com (T.F.)

 

Deja tu comentario