CONVENIO DA ESPERANZA A FAMILIAS QUE LUCHAN POR ADICCIÓN DE HIJOS A DROGAS EN GUAYAQUIL.

Pedro descansaba en una hamaca en el interior de su vivienda, en el bloque 5 de Bastión Popular, en el norte de Guayaquil. Eran las 20:00 del viernes 9, cuando Mónica, su madre, le indicó que debía tomar una dosis de pregabalina, medicamento que usa para controlar males como la ansiedad y el dolor de cuerpo.

Pedro trata de rehabilitarse de su adicción a la droga H, la cual consume desde hace cuatro años. “Ya voy a cumplir un mes y medio limpio (sin consumir)”, dijo con voz pausada.

Mónica recordó los momentos de angustia que ha vivido debido a la adicción de su hijo. “Yo estaba desesperada, ya no sabía qué hacer para que deje de drogarse, lo veía muy mal, se estaba destruyendo”, expresó.

Minutos antes, la mujer se había enterado del convenio entre el Municipio de Guayaquil y el Ministerio de Salud para desintoxicar a jóvenes con problemas de adicciones.

Dijo que la medida sí puede ayudar a reducir los casos de jóvenes que caen en las drogas, si las entidades cumplen con su parte. Ella recordó una mala experiencia que vivió con su hijo en un centro de salud público.

“Hace unos cuatro meses (Pedro) estaba muy mal, vomitando, con dolor de huesos, y yo lo llevé al Centro de Salud que está aquí en Bastión. Pero lo llevé por gusto porque no me lo atendieron, los doctores dijeron que esta clase de enfermedades ellos no curan, que busque un centro de rehabilitación”, manifestó.

El jueves 8, el Municipio de Guayaquil y el Ministerio de Salud firmaron un convenio para trabajar en la atención integral de prevención, desintoxicación, tratamiento y rehabilitación de personas que consumen drogas.

Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil, manifestó que el convenio consta de tres fases. En la primera, el Cabildo porteño se hará cargo de la desintoxicación de los jóvenes, quienes serán atendidos por psicólogos y psiquiatras, y serán medicados.

Para la compra de los fármacos se dispuso un monto de más de $ 200.000, indicó Viteri.

En la segunda fase intervendrá el Ministerio de Salud Pública con la prestación de sus instituciones y profesionales para la rehabilitación de los jóvenes que han sido atendidos en clínicas del Municipio.

La tercera fase será de inclusión en el ámbito educativo y laboral a las personas que se rehabilitaron en el programa. Esta etapa le corresponderá a ambas instituciones.

Viteri afirmó que el Municipio adquirió una clínica móvil para el tratamiento de personas con problemas de adicción a las drogas. La atención se iniciaría esta semana en Bastión Popular, en el norte.

Ana R. vive en la 16 y Portete, en el suroeste. Su hermano, de 18 años, ha pasado por tres clínicas clandestinas durante los últimos dos años para rehabilitarse por consumo de marihuana y de H.

Indicó que el proyecto la entusiasma, pues su hermano sigue consumiendo. Indicó que lo llevará a la clínica móvil en cuanto abra sus puertas.

“En esos centros clandestinos mi hermano salió peor de lo que entró y nos pidieron bastante dinero mientras estuvo ahí”, denunció.

Proyecto de clínica de rehabilitación

La alcaldesa Cynthia Viteri indicó que el cabildo tiene listo el terreno donde funcionará la primera clínica de desintoxicación por drogas (parte del proyecto). Será en convenio con la Cruz Roja Ecuatoriana. En esta clínica se prevé atender anualmente a 600 jóvenes con problemas de adicción a las drogas.

Fuente: eluniverso.com

Deja tu comentario