Las heladas que experimentan zonas de Tungurahua generan estragos en los cultivos. Agricultores que siembran papa, fresa y maíz han sido los más afectados por el clima en esta zona del país.

Según los últimos cálculos de técnicos de la Dirección Distrital del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en Tungurahua, las afectaciones de las heladas en los diferentes cultivos abarcan 330 hectáreas (ha) en la provincia.

Las heladas son un fenómeno meteorológico que se produce por un descenso de la temperatura ambiente a niveles inferiores al punto de congelación.

Édison Cobo, director distrital del MAG en Tungurahua, comentó que los cultivos con mayor afectación por las heladas son los de papa, que superan las 100 ha; fresa y maíz, más de 80 ha cada uno; y mora, sobre las 40 ha. También hay daños en pastos, verduras y hortalizas.

Dijo que los daños por efectos del clima perjudican a alrededor de mil familias, primordialmente de los cantones Tisaleo, Mocha y Píllaro.

El perjuicio estaría sobre los $ 400.000 para los agricultores, porque el 50 % de los cultivos tiene una afectación muy grave, con una pérdida total, y en el resto en algo se podrán recuperar las plantaciones.

“Tenemos reportes de que, increíblemente, en ciertos sectores y en distintas horas bajó la temperatura hasta -6 °C, lo que es realmente bastante preocupante, porque normalmente con -1 °C se tienen efectos de heladas, algo que no sucedía en el mes de agosto, lo que advierte que las épocas han cambiado totalmente”, añadió Cobo.

Jorge Saquinga, agricultor de San Andrés de Píllaro, lamenta que el clima esté afectando las plantaciones. “Todo está afectado por las heladas: habas, papas, maíz. Estamos fregados los agricultores, porque todo está perdido. Toca remover nuevamente el terreno para volver a sembrar, aunque ahora, por los cambios que hay en el clima, ya no se puede saber como antes en qué fecha se puede hacer la siembra”, dijo.

Añadió que las heladas no permitieron que se desarrollen las plantas de papas; que, por esa razón, les cortaron los tallos, para ver si en algo se recuperan. Pero está consciente de que, si lo logra, la producción no será la misma; que de todas maneras perderá.

Rosa Lasluisa, agricultora de Cunchibamba (Ambato), indicó que cultivos de culantro y lechuga se han perdido. Pero que lo que más le preocupa es que el maíz, que sembró hace cuatro meses y restaban apenas dos meses para cosechar, también se perdió.

“Ni siquiera se puede dar de comer a los animales, porque les hace daño, y lo que toca hacer es botar las plantaciones para ver si se puede volver a sembrar”, sostuvo la agricultora.

El director distrital del MAG en Tungurahua destacó que el sistema de alerta temprana que hay en Tungurahua, implementado por el Gobierno provincial, permite que a través del MAG se haga llegar con la brevedad posible la comunicación a los agricultores y organizaciones para que adopten medidas que eviten mayores pérdidas.

Cobo recordó que las heladas se producen por las bajas temperaturas, que es cuando están por debajo de los 0 °C, y que la humedad relativa también es baja, que es cuando se congela la sábila de las plantas y se producen las heladas negras.

Aseveró que, frente a las temperaturas bajas, con la alerta temprana lo que se hace es elevar la humedad relativa a través de los sistemas de irrigación por aspersión. No obstante, en Tungurahua apenas lo tienen entre el 30 % y el 40 %.

Con bombas, los agricultores realizan una forma de rocío que de igual manera permite minimizar el daño.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.