De a poco, Guillermo Lasso reestructura la Función Ejecutiva

Uno de los principales cambios que decidió una vez que asumió el cargo fue el de reincorporar la Secretaría de la Administración Pública.

El presidente Guillermo Lasso inició una reestructuración de la Función Ejecutiva, que trajo consigo un cambio sustancial, como dar paso al resurgimiento de la Secretaría General de la Administración Pública.

Desde el 24 de mayo pasado, el mandatario ha designado, al menos, 40 autoridades, entre ministros, gobernadores, secretarios y consejeros ad honorem.

Creó una secretaría, cambió el rango de otra por ministerio y retomó la Secretaría General de la Administración Pública.

A esta Secretaría se le agregó la gestión del gabinete, por lo que en adelante se llamará Secretaría General de la Administración Pública y de Gabinete de la Presidencia de la República y está presidida por Iván Correa Calderón.

Esta instancia funcionó en gobiernos anteriores. Pero con Lenín Moreno se la eliminó y transfirió sus competencias a la Secretaría General del Palacio y otros ministerios, y creó la Secretaría de Gabinete.

Con Lasso esto cambió y ahora tendrá un vínculo directo con su secretario de la Administración, quien lo asesorará y gestionará las líneas políticas del régimen. También será el vocero de Carondelet.

En otros cambios, se dispuso que la Secretaría del Deporte sea nuevamente ministerio y estará a cargo de Sebastián Palacios.

Y a la Secretaría Técnica de Planificación le devolvió su rango de ministerio, denominándose Secretaría Nacional de Planificación.

Una nueva entidad es la Secretaría de Gestión y Desarrollo de Pueblos y Nacionalidades, asignada a Luis Pachala.

Esta coordinará con programas y proyectos que posicionen a los pueblos y nacionalidades indígenas, y entre otras atribuciones, mantendrá el registro de estos colectivos.

Una novedad que instituyó el jefe de Estado es la de consejeros presidenciales ad honorem, que en esencia no perciben salario.

Son cuatro los designados: Aparicio Caicedo, como consejero de Gobierno, quien asesorará políticamente a Lasso. Y en el Decreto Ejecutivo 26 se le permite requerir información a las autoridades del Ejecutivo.

Los otros son Luis Coloma, para políticas públicas para luchar contra la desnutrición infantilCarlos Cueva, para las políticas para la vacunación contra el COVID-19.

Juan Carlos Holguín, como embajador itinerante para sectores estratégicos ad honorem, pero bajo la supervisión de la Cancillería.

Lasso también fue embajador itinerante en la administración de Lucio Gutiérrez en el 2003, y tenía como función promover lazos con organismos internacionales.

Con el expresidente Rafael Correa se retomó esta figura en octubre del 2012 y el entonces designado fue Horacio Yépez, cuya función erabuscar financiamiento internacional para la construcción de la Refinería del Pacífico.

El analista y diplomático Mauricio Gándara resaltó que el mandatario haya retomado la Secretaría de la Administración Pública.

Él ocupó ese cargo con el expresidente José María Velasco Ibarra y recordó que es uno de los principales despachos de Carondelet.

“Tiene que haber un solo eje de conducción en el gobierno y que se lo haya retomado es satisfactorio, pues es un órgano administrativo de la Presidencia, recibe los informes del secretario general. En esa secretaría se certifican los decretos”, detalló.

No obstante, alertó sobre la designación de cargos ad honorem.

“Eso no debe existir, porque no debe haber funcionario que no se registre en la Contraloría del Estado, con todos los requisitos de ley. El primer código de ética es que todos están cubiertos por disposición de la ley”, anotó.

Refirió, por ejemplo, que al no ser un funcionario registrado va a pedir informes a las autoridades, o de ser el caso, informes reservados.

Lasso aún no ha revelado qué hará con el Centro de Inteligencia Estratégica (CIES). Por el momento, encargó la dirección de esa entidad al ministro de Defensa, Fernando Donoso.

En las últimas horas designó a Hugo Aguiar Lozano como su delegado ante el directorio de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel)Marcos Miranda Burgos, para el directorio de la Agencia Nacional de Tránsito, Regulación y Control del Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial.

Guillermo Avellán Solines, como director del Comité de Deuda y Financiamiento; Óscar Castillo Añazco, como director del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)

Fuente: El Universo (T.F.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *