Antes de la gran explosión en el sector del Cristo del Consuelo, suroeste de Guayaquil, en el lugar se escuchó una ráfaga de disparos. Dos hombres en motocicleta llegaron y lanzaron un saco cerca de un comedor, poco antes de las 03:00 de este domingo 14 de agosto, luego de aquello se produjo el estallido que causó la muerte de cinco personas y una veintena de heridos.

Es la versión preliminar de la Policía Nacional que se encuentra al momento en las calles Décima y la H, sector conocido como calle 8, donde hay fiestas durante la noche y madrugada en locales identificados como “bailaderos”.

Víctor Hugo Zárate, comandante de Policía de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), comentó que en el sitio se han recogido algunas vainas, pero que preliminarmente entre las víctimas mortales de este hecho no hay evidencias de impactos de proyectiles.

El jefe policial comentó que tres personas, dos mujeres y un hombre, murieron en el lugar del atentado. Una de las víctimas es la dueña del comedor donde venden caldo de salchicha y la otra fallecida es una vecina que se encontraba en el balcón de su casa. El hombre ofrecía servicio de taxi a través de una plataforma digital.

Las otras dos víctimas fallecieron en el hospital Abel Gilbert Pontón, más conocido como Guayaquil, hasta donde fueron trasladadas tras este atentado. Aún no se conoce la identificación de estas personas.

Zárate mencionó que por la magnitud de la explosión, que causó daños en ocho casas y dos vehículos, el saco contenía una carga “considerable” de material explosivo.

Moradores del lugar describieron la explosión en este sector, conocido como la calle 8, como los bombardeos de Rusia a Ucrania que se ven en los noticiarios televisivos.

A más de la Policía, también está en el lugar la fiscal provincial del Guayas y se prevé también la llegada del gobernador.

Estos ataques con explosivos no son nuevos en la ciudad. Desde hace algún tiempo ya se han registrado explosiones en establecimientos comerciales o afuera de casas. La Policía atribuye estos ataques a bandas delictivas que extorsionan a las personas pidiendo las denominadas ‘vacunas’ a cambio de supuesta protección.

De hecho, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, reacción en su cuenta en Twitter atribuyendo el atentado a “mercenarios del crimen organizado”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.