El incremento del empleo adecuado a septiembre es uno de los logros que destaca el actual gobierno de Guillermo Lasso. Para los expertos, las cifras simplemente siguen la tendencia del efecto rebote de la pandemia y no llegan a los niveles previos, cuando el mercado laboral ya se encontraba deprimido.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la tasa de empleo adecuado pasó de 33,5% en septiembre de 2021 a 35,4% en igual mes de este 2022. Esto significa que 234 069 personas empezaron a trabajar ocho horas y a ganar, al menos, el salario básico.

Pero el crecimiento de las afiliaciones fue menor en ese tiempo, donde se registraron 105 877 nuevos afiliados en relación de dependencia. Estos representan el 45% de los nuevos trabajadores dentro de empleo pleno.

Para la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), el total de las afiliaciones registra un déficit de unas 150 000 personas, a lo existente antes de la pandemia. Según el gremio, esto responde a que la generación de empleo de calidad ha ido a un ritmo más lento de lo esperado.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que el empleo digno y de calidad se caracteriza por tener un contrato, un salario que permita la subsistencia mínima, beneficios de ley y afiliación social (previsión y salud).

Estas condiciones se traducen en mayor productividad e impulso del sector productivo.

 

Trabajo independiente crece dentro del empleo adecuado

Una de las razones para que el crecimiento de las afiliaciones no vaya a la par que el del empleo adecuado es el uso de modalidades contractuales más flexibles, que garantizan la seguridad social por ciertos períodos o temporadas. Así lo estima el Centro de Estudios de la Política Laboral (Cespla).

En la pandemia surgió el contrato especial emergente, el cual tiene una duración de un año y puede renovarse por un año más.

Según el Ministerio de Trabajo, este contrato es el segundo con mayores registros, tras el indefinido. También tienen preferencia el por obra o servicio determinadotemporada y obra cierta.

Otra de las causas es el crecimiento del trabajo independiente, donde la afiliación a la seguridad social no es obligatoria.

Hasta septiembre, el 26% de personas que están en el empleo adecuado eran independientes. Este segmento ha tenido un incremento, frente a los asalariados, en los últimos 12 meses.

En este grupo se considera el trabajo ‘freelance’, las consultorías asesorías, trabajos alternativos como el de plataformas, entre otros, explica José Luis Naranjo, socio de la consultora en Recursos Humanos Newlead.

Estos han incrementado a raíz de la pandemia, consideró el experto.

Por un lado, los empleadores han buscado distintos mecanismos para contar con personal, a través de la optimización de la nómina, es decir, con menos gastos.

Por eso pueden optar por la prestación de servicios -trabajo por factura- donde el empleador se ahorra un 35% de una contratación tradicional, estimó Naranjo.

Por otro, los trabajadores valoran esta alternativa para generar ingresos, antes que tener que esperar demasiado tiempo para un empleo bajo contrato. Además, hay personas como los mileniales que destacan la flexibilidad de este tipo de labor, dijo Naranjo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.