Ecuador trabaja intensamente en el sector agropecuario para favorecer «una economía de exportación» que ayude a los pequeños productores, que son la mayoría, en «un proceso que va a permitir que la población con menos recursos y más vulnerable mejore su situación en estos momentos difíciles», aseguró hoy a EFE su ministro de Agricultura, Bernardo Manzano.

«Uno debe encontrar sus fortalezas y oportunidades», que en el caso ecuatoriano son el cacao y el aguacate, explicó Manzano, que se encuentra en Roma en búsqueda de inversionistas para impulsar su producción de ambos productos a través de programas elaborados en colaboración con la FAO para acelerar la transformación agroalimentaria y reducir la pobreza.

El ministro se mostró «orgulloso y muy motivado» por el hecho de que Ecuador haya sido considerado por la FAO como un «ejemplo» porque ha sabido aprovechar una iniciativa del organismo de Naciones Unidas para poder incrementar la producción de los dos frutos en 9 de las 24 provincias del país.

A través de una inversión de 147 millones de dólares, Ecuador incrementará la de aguacate de 8 a 15 toneladas por hectárea para 2025 mediante el establecimiento de viveros de aguacate certificados, entre otras técnicas, mientras que otra de 133,6 millones de dólares permitirá aumentar el rendimiento de cacao.

Esto se hará con la ayuda de un nuevo sistema nacional de trazabilidad y un programa de desarrollo de transferencia de tecnología y capacidad, según el economista Jefe de la FAO, Máximo Torero.

Estos proyectos van ayudar sobre a mejorar las cadenas de producción de la agricultura familiar campesina especialmente: «Tenemos 60.000 hectáreas de cacao y la mayoría, mas del 70 % son pequeños productores de menos de 10 hectáreas, con un potencial increíble, son tierras buenas, con climas buenos, pero la productividad es baja porque falta riego y tecnología».

Además, «si aumentamos la productividad va a bajar el costo por unidad y eso va a generar dos cosas: una alta competitividad porque sube la calidad y caen los costos, y además el agricultor recibe un mayor porcentaje por su producto, es una situación en la que gana todo el mundo».

En el caso del aguacate, «pudimos abrirnos al mercado de EEUU y la ventana que tiene Ecuador de octubre a marzo, que no tienen nuestros vecinos, nos da una oportunidad con el mayor consumidor de este producto en el mundo», explicó a EFE Manzano, que mencionó a Europa, China y Corea del Sur como otros potenciales importadores.

Según el ministro, hay una posibilidad «de pasar de las 1.500 hectóreas actuales a 5.000, lo que va a generar trabajo, movimiento en la economía y la exportación, que crezca el sector para traer riqueza para los productores y trabajo para los ecuatorianos».

«Latinoamérica se encuentra en condiciones similares, al menos en el cacao, con el que hay más oportunidades para todos», añadió Manzano, que reveló que esta mañana saludó al papa durante la Audiencia general en un momento «muy emocionante» para ambos ya que recordaron a algunos antiguos profesores del ministro que fueron curiosamente amigos de Francisco. EFE

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.