aiwán, la isla autogobernada que China reclama como parte de su territorio, ha amanecido este viernes, por segundo día consecutivo, sumida en lo que sus autoridades han calificado de “bloqueo marítimo y aéreo” por las maniobras militares del Ejército Popular de Liberación (EPL, las Fuerzas Armadas chinas). Estos ejercicios, cuya magnitud no tiene precedentes, suponen la respuesta de Pekín a la polémica visita, el martes, de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la antigua Formosa, que ha enfurecido a China.

Horas antes de que el Ministerio de Asuntos Exteriores chino anunciara que impondrá sanciones a Pelosi por socavar “la integridad territorial china”, las fuerzas militares del gigante asiático atravesaban lo que Taipéi considera una línea roja. El Ministerio de Defensa taiwanés denunció que buques y aviones de combate chinos habían cruzado alrededor de las 11.00 (cinco de la madrugada, hora peninsular española) la línea media divisoria del estrecho de Taiwán, una frontera no oficial, pero que hasta ahora se respetaba de forma tácita. Taipéi ha definido este hecho como “una fuerte provocación”.

Desde esos barcos se han lanzado al menos 11 misiles balísticos. Cuatro de ellos han sobrevolado por primera vez la capital, Taipéi. El uso de estas armas ha extendido, además, la crisis a Japón, que el jueves envió a Pekín una protesta diplomática después de que cinco proyectiles cayeran en sus aguas.

“China ha lanzado misiles cerca de las aguas de Taiwán esta mañana. Esta provocación amenaza nuestra seguridad, aumenta las tensiones en la región e interrumpe el transporte y el comercio internacional”, señaló el Ministerio de Exteriores taiwanés a través de su cuenta oficial de Twitter.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.