El laboratorio de Wuhan está en la categoría de los más seguros, ¿pudo el Sars-Cov-2 salir de allí?

Científicos están preocupados por las fugas en los laboratorios biológicos. Hay 59 instalaciones con alto nivel de bioseguridad.

La teoría de que el COVID-19 podría ser el resultado de experimentos científicos ha puesto en el punto de mira el trabajo de los laboratorios biológicos más seguros del mundo.

Los servicios secretos británicosconsideran “factible” que la pandemia de coronavirus haya tenido su origen en un laboratorio de investigación chinosegún publica este domingo ‘The Sunday Times’, cuya fuente sostiene no obstante que quizás “nunca llegaremos a conocer” el origen real del SARS-CoV-2.

Si se confirma esta teoría, el virus habría escapado accidentalmente del Instituto de Virología de Wuhan concretamente, extremo que niega Pekín de forma insistente.

El coronavirus se ha cobrado ya más de 3,5 millones de muertes en todo el mundo.

Aunque las pruebas que vinculan el SARS-CoV-2 con el Instituto de Virología de Wuhan, en China, son estrictamente circunstanciales, varios expertos quieren que se endurezcan los controles en estas instalaciones por temor a que las fugas accidentales puedan desencadenar la próxima pandemia.

Según publica ‘The Sunday Times’, los servicios secretos británicos están trabajando con los estadounidenses para investigar la posibilidad de que el Gobierno chino haya ocultado el origen real del virus.

La fuente de los servicios secretos occidentales consultada por el diario reconoce que el “secretismo” chino dificulta llegar a conclusiones sólidas. “Puede haber lagunas en las pruebas que nos lleven por un camino y pruebas que nos lleven por otro (…). Los chinos mentirán en cualquier caso. No creo que lo lleguemos a saber”, indicó.

Elevado nivel de bioseguridad

El laboratorio de Wuhan pertenece a la categoría más segura, comúnmente denominada nivel de bioseguridad 4, o BSL4.

Estos laboratorios están construidos para trabajar de forma segura con las bacterias y los virus más peligrosos que pueden causar enfermedades graves para las que no hay tratamiento ni vacunas conocidas.

“Hay sistemas de filtración HVAC, para que el virus no pueda escapar por el conducto de escape; cualquier agua residual que sale de las instalaciones es tratada con productos químicos o con altas temperaturas para asegurarse de que no hay nada vivo”, explicó a la AFP Gregory Koblentz, director del Programa de Posgrado en Biodefensa de la Universidad George Mason.

Los propios investigadores están altamente capacitados y llevan trajes para materiales peligrosos.

Hay 59 instalaciones de este tipo en todo el mundo, según un informe del que Koblentz es coautor y que se ha publicado esta semana.

Los accidentes más recientes

En las instalaciones de máximo nivel a veces pueden ocurrir accidentes, y con mucha más frecuencia en los laboratorios de nivel inferior, de los que hay miles.

El virus H1N1 humano se filtró en 1977 en la Unión Soviética y China y se extendió por todo el mundo.

En 2001, un empleado con problemas mentales de un laboratorio biológico estadounidense envió esporas de ántrax por todo el país, matando a cinco personas.

Dos investigadores chinos expuestos al SARS en 2004 propagaron la enfermedad a otros, matando a uno.

En 2014, se descubrió un puñado de viales de viruela durante una mudanza de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Lynn Klotz, investigadora principal del Centro para el Control y la No Proliferación de Armas, lleva muchos años dando la voz de alarma sobre las amenazas a la seguridad pública que suponen estas instalaciones.

“Los errores humanos constituyen más del 70% de los errores en los laboratorios”, declaró a la AFP.

Investigación de la OMS

Existe un desacuerdo entre el gobierno estadounidense, que financió la investigación sobre el coronavirus de los murciélagos en Wuhan, y algunos científicos independientes, sobre si este trabajo era una controvertida investigación de “ganancia de función” (GOF).

La investigación sobre la ganancia de función consiste en modificar los patógenos para hacerlos más transmisibles, más mortíferos o más capaces de evadir el tratamiento y las vacunas, todo ello para aprender a combatirlos mejor.

Este campo ha sido polémico durante mucho tiempo.

El epidemiólogo de Harvard Marc Lipsitch dijo a la AFP que le preocupaba “que se creara una cepa de virus que si infectaba a un trabajador de laboratorio pudiera no sólo matar a ese trabajador de laboratorio… sino también causar una pandemia.”

“La investigación no es necesaria y no contribuye al desarrollo de medicamentos o vacunas”, añadió el biólogo molecular Richard Ebright, de la Universidad de Rutgers.

En 2014, el gobierno estadounidense anunció una pausa en la financiación federal de este tipo de trabajos.

Ya el año pasado, una organización sin ánimo de lucro recibió financiación de Estados Unidos en una investigación para “predecir el potencial de propagación” del coronavirus de los murciélagos a los seres humanos en Wuhan.

Las cuevas de murciélagos

Nada de esto significa que el COVID-19 haya salido definitivamente de un laboratorio; de hecho, no hay pruebas científicas sólidas a favor del origen natural o de la hipótesis de un accidente de laboratorio, dijo Ebright.

Pero hay ciertas líneas de evidencia circunstancial a favor de esta última. Por ejemplo, Wuhan está a unos 1.000 kilómetros al norte de las cuevas de murciélagos que albergan el virus ancestral, muy lejos de la zona de vuelo de los animales.

Sin embargo, se sabe que los científicos de Wuhan realizaban viajes rutinarios a esas cuevas para tomar muestras.

Alina Chan, bióloga molecular del Instituto Broad, dijo que no había indicios de que la investigación de patógenos de riesgo haya decaído tras la pandemia; de hecho, “posiblemente se haya ampliado”.

El año pasado, Chan publicó una investigación que mostraba que, a diferencia del SARS, el SARS-CoV-2 no estaba evolucionando rápidamente cuando se detectó por primera vez en humanos otra pieza de evidencia circunstancial que podría apuntar al origen de laboratorio.

Chan se considera una “indecisa” en cuanto a las hipótesis que compiten entre sí, pero no es partidaria de prohibir las investigaciones de riesgo, por temor a que pasen a la clandestinidad.

Una solución “podría ser tan sencilla como trasladar estos institutos de investigación a zonas extremadamente remotas”, dijo.

En enero, un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe sobre los orígenes del coronavirus que señala que el patógeno es de origen animal y que “no hay evidencia” de que hubiera transmisión antes de su detección en diciembre de 2019 en Wuhan. 

Fuente: El Universo (T.F.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *