En el cuartel de los agentes de Control Metropolitano de Quito es velado el cuerpo de uniformado asesinado.

Quito –

La noche del martes 13 de octubre, en los exteriores de la parada del Trole, un supuesto vendedor ambulante apuñaló al agente metropolitano Óscar Andrango Pailacho, el hecho ocurrió porque el mismo cumplía con el control en el espacio público.

Ante este lamentable hecho, este miércoles, en medio del dolor por parte de sus familiares y compañeros, en una caravana de motos y vehículos metropolitanos, los restos de Andrango fueron trasladados al Cuartel del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitanos Quito.

En este marco, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, dijo que «lamenta estos actos de violencia que ha enlutado a las filas de los agentes metropolitanos y a todo el Municipio, nuestro más sentido pesar a su familia, Andrango era un joven de 33 años que deja en la orfandad a una niña menor de edad».

Por otro lado, Yunda fue consultado sobre si los agentes deberían andar armados, a lo que él respondió, «las leyes que rigen al país y la ciudad de Quito son claras, un agente metropolitano es una persona civil con uniforme, y el deber de ellos es hacer respetar el espacio público, ellos no pueden estar dotados de armas para defenderse». 

Fuente: eluniverso.com (T.F.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *