Las altas temperaturas batieron un récord histórico en Gran Bretaña, afectado por la ola de calor que azota a Europa occidental y que ha provocado incendios forestales que siguen incontrolables en la península Ibérica.

En la localidad de Heathrow, donde se ubica el principal aeropuerto de Londres, se registraron 40,2 grados, informó la agencia meteorológica británica, precisando que las temperaturas seguirían aumentando durante el día. El récord anterior en el país era de 38,7, registrados el 25 de julio de 2019 en Cambridge.

Esta es la segunda ola de calor que sufre Europa en apenas un mes. Su aumento es, según los científicos, una consecuencia directa de la crisis climática, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero incrementan su intensidad, duración y frecuencia.

Ya el lunes la temperatura subió en el este de Inglaterra hasta 38,1 grados, la tercera más alta en la historia del país, y luego se vivió la noche más calurosa, según el servicio meteorológico. En algunos lugares el mercurio no bajó de los 25.

En Gran Bretaña, los trasportes, la salud pública y las escuelas sufrieron trastornos en un país habituado a temperaturas más moderadas. Rachel Ayers, de la Oficina Meteorológica, dijo que “la temperatura será muy alta durante todo el día, antes de subir hasta a 40 Celsius, quizá incluso 41 Celsius en puntos aislados de Inglaterra durante la tarde”.

Buena parte de Inglaterra, desde Londres en el sur a Manchester y Leeds en el norte, está bajo la primera alerta roja del país por calor extremo, lo que implica que incluso personas sanas corren riesgo de muerte, conforme el tiempo seco y cálido que ha castigado la Europa continental durante el resto de la semana se desplaza hacia el norte.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.