Algo tan sencillo como la ensalada de zanahoria, servida en finas láminas en crudo y con un sencillo aderezo, está causando furor en TikTok. En la popular red social es tendencia #RawCarrotSalad donde se afirma que si se come una ensalada de zanahoria todos los días se está ayudando al equilibrio hormonal. Según se afirma las zanahorias contienen una fibra única que absorbe el exceso de estrógeno y ayuda a transportarlo fuera del cuerpo. Pero, ¿qué opinan de esto los nutricionistas?
Según un artículo publicado en la revista internacional Maturitas, el intestino es uno de los reguladores más importantes del estrógeno circulante en el cuerpo por lo que puede entenderse que consumir alimentos ricos en fibra durante el ciclo menstrual, momento en el que los niveles estrógeno son altos, puede ser beneficioso.
Distintos medios americanos recogen la opinión de Sue-Ellen Anderson Haynes, dietista y portavoz nacional de la Academia de Nutrición y Dietética de EE.UU. sobre los supuestos beneficios de la ensalada de zanahoria a la que califica como «parcialmente ciertos».

«Las bacterias beneficiosas del intestino usan la fibra y la convierten en sustancias que mejoran la salud intestinal, y reproductiva», dice Anderson Haynes.

Sin embargo en el intestino hay microbios que liberan enzimas para acumular estrógeno. Si estas enzimas no se liberan, el estrógeno tampoco se descompone, asegura la dietista, ocasionando un problema. El estrógeno no excretado se acumula y puede aumentar el riesgo de síndrome de ovario poliquístico (SOP), endometriosis, cáncer e infertilidad.

Por su parte, el nutricionista Groves Azzarro asegura que si bien los alimentos ricos en fibra como las zanahorias pueden ayudar a las personas con niveles muy altos de estrógeno, no es el mejor vegetal para influir en el equilibrio hormonal.
«Las zanahorias están, aproximadamente, en el número 10», dice Groves Azzaro. En realidad, las verduras crucíferas son las que ayudan a reducir los niveles de estrógeno y recomienda 125-250 g de estos vegetales crucíferos al día:

VEGETALES CRUCÍFEROS RECOMENDADOS

  • Brócoli
  • Coliflor
  • Rábano
  • Frutas cítricas
  • Repollo
  • Bayas
  • Linaza

Los beneficios de las zanahorias

Según la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, la zanahoria destaca por ser un alimento rico en vitamina A. Una zanahoria de tamaño medio cubre el 89 % de las necesidades diarias de esta vitamina para hombres de 20 a 39 años y el 112 % para mujeres de la misma edad, y en concreto en carotenoides con actividad provitamínica A, que una vez en el organismo se transforman en vitamina A, la cual contribuye al mantenimiento de la visión, la piel y las mucosas en condiciones normales. En la zanahoria existen, además, otros carotenoides sin esta actividad, como la luteína (288 μg/100 g de porción comestible), que se localiza en la retina y el cristalino del ojo.

Otras vitaminas presentes en cantidades más discretas son la vitamina C y la vitamina B6. Éstas también contienen pequeñas cantidades de minerales como hierro, yodo y potasio.
Diferentes estudios aseguran que la ingesta de zanahoria proporciona una dieta rica en betacaroteno, lo que desempeña cierta protección contra el cáncer de próstata al tiempo que previene contra el cáncer de mama en las mujeres antes de la menopausia y se reduce el riesgo de cáncer de ovarios tras la menopausia.
Otro estudio, de la Universidad de Arkansas sobre las propiedades de los antioxidantes del betacaroteno y poliacentileno presentes en la zanahoria, aseguraba que en zumo contribuye a eliminar las células de la leucemia e inhibir su progresión en el organismo.

Marta Carrasco, endocrina del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja asegura, sin embargo que «de estos estudios no debe desprenderse que las zanahorias curen el cáncer, sino que, en algunos casos pueden prevenirlo o reducir alguna de sus consecuencias», y añade: «Tampoco obtendremos mayores beneficios si ingerimos grandes cantidades de zanahorias o suplementos vitamínicos con betacaroteno: basta con que el consumo de esta hortaliza sea de una vez o dos por semana, mientras que el consumo de suplementos debería consultarse con nuestro médico».
Por su parte, Mónica Carreira, diplomada en Nutrición Humana y Dietética, hace hincapié en la acción antioxidante: «El betacaroteno que contiene la zanahoria protege las células del daño causado por los radicales libres, que contribuyen al desarrollo de ciertas enfermedades y juegan un papel en los procesos de envejecimiento». Además, «el retinol es esencial para una adecuada visión, participa en la formación de la rodopsina, un pigmento fundamental de la retina, que es la capa sensible del ojo, gracias a la que podemos ver imágenes», asegura Carreira.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.