Experto italiano aseguró que el coronavirus es cada vez menos agresivo.

El debate científico sobre si el coronavirus ya empezó o no a perder fuerza, se desarrolla en estos días con argumentos a favor y en contra. El director del Instituto de investigaciones farmacológicas Mario Negri de Milán, Giuseppe Remuzzi, afirmó que ha observado cómo habría disminuido su agresividad.

“Los pacientes de hoy son completamente diferentes de los de hace tres o cuatro semanas. Las hospitalizaciones y los ingresos en cuidados intensivos continúan disminuyendo. Antes a la sala de emergencias llegaban 80 personas, todas con dificultades respiratorias graves. Hoy llegan entre diez y ocho que pueden ser enviadas a casa”, afirmó el experto.

Aunque desconoce si esto se debe a que el virus se ha modificado, manifestó que se está enfrentando «una enfermedad muy diferente a la que puso en crisis nuestras estructuras sanitarias al comienzo de la pandemia”, según recogió Infobae.

Incluso, manifestó que, de seguir esta situación, cuando se tenga la vacuna para este tipo de coronavirus, tal vez ya no exista la enfermedad covid o sea muy débil, como la gripe.

“Aunque (la vacuna) va a servir para la próxima vez, para otro virus. Yo veo a estos enfermos que no son los mismos de antes. No es algo menor. Es algo grande, algo impresionante. Ahora estamos haciendo unos estudios. Es algo maravilloso para los enfermos. Estamos haciendo estudios y ya no conseguimos enfermos para hacer los estudios”, añadió.

Con él coincidió Matteo Bassetti, director de la unidad operativa de la clínica de enfermedades infecciosas del Policlínico San Martino en Génova. “La sensación es que perdió fuerza y esa agresividad que tuvo a mediados del mes de marzo”.

Pero virólogos como Massimo Galli, director del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán, no cree que haya disminuido la fuerza del virus sino que ya afectó a los que tenían el sistema inmunológico más débil.

“La situación ha cambiado porque los ancianos y los sobrevivientes más frágiles después de la primera ola se encerraron en la casa en condiciones de máxima seguridad. Pero decir que el virus se ha calmado me parece estar fuera de toda lógica”, comentó.

«No existe evidencia científica que dice que el virus ahora es menos malo que antes. No hemos visto cambios que sugieran una menor virulencia del virus”, añadió Galli.

Para Alessandro Vespignani, epidemiólogo de la Universidad de Boston, solo son «opiniones personales», sin comprobación científica, las que dicen que el coronavirus está perdiendo fuerza. “Si hubiera evidencia científica de esto, todos estaremos contentos, pero sinceramente, de todos mis contactos con otros expertos del no hay tal evidencia internacional», manifestó.

Fuente: eluniverso.com (T.F.)

Deja tu comentario