Grupos sociales anuncian para el lunes protestas por la ‘eliminación de subsidios’ y reducción de jornada laboral.

Quito –

Una ‘jornada nacional’ de protestas en contra de las medidas económicas aplicadas por el gobierno nacional en medio de la pandemia del coronavirus empezará a desarrollarse desde el lunes.

Acciones gubernamentales como la aprobación de la Ley de Apoyo Humanitario (que aún espera la aprobación o veto del presidente para su vigencia), la reducción de la jornada laboral en la Función Ejecutiva, y el anuncio del presidente Lenín Moreno de la liberación de los precios de los combustibles (extra y diésel), que terminó con el subsidio a los mismos, activó la indignación de las organizaciones sociales.

La Unión Nacional de Educadores (UNE) empezará con las protestas este miércoles en Santo Domingo de los Tsáchilas y Azuay, y el viernes se realizará en Quito, según Klever Hidalgo, presidente de la UNE de Pichincha y Gloria Toapanta, presidenta de la filial en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Pero la ‘gran jornada’ está prevista para el lunes 25 de mayo, en la que participarán el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), el Frente Popular y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

No se adelantaron detalles como los lugares y horas en las que iniciarán, hasta que el FUT formalice la convocatoria, pero será en todas las provincias.

Hidalgo cuestionó que la eliminación de los subsidios supondrá que una vez que los precios del petróleo vuelvan a la normalidad, se «dispararán el costo del galón de la gasolina y será un atentado a la economía de los ecuatorianos, porque si sube la gasolina sube todo», expresó.

«Vamos a continuar en las calles de este país», dijo Hidalgo, al tiempo que lamentó que alrededor de 6000 maestros hayan sido desvinculados.

Rechazó también la disposición de la reducción de una hora en la jornada laboral de los docentes, pues en las condiciones actuales del teletrabajo y clases virtuales por el COVID 19, están trabajando hasta catorce horas diarias.

Según los cifras de la UNE, la reducción de la jornada laboral, que tendrá efecto en las remuneraciones generará $ 12′ 300 000 de ingresos para el Estado, pero no son medidas que se apliquen a otros grupos económicos.

Gloria Toapanta detalló que el martes último se reunieron con la ministra de Educación, Monserrat Creamer y le dejaron «sentada la postura que tiene el magisterio».

«Las medidas económicas constituyen un golpe a los trabajadores, porque la disminución del salario obedece a decisiones del Fondo Monetario Internacional, y los maestros estaremos levantando nuestra voz», advirtió.

En tanto, el presidente del FUT, Mesías Tatamuez increpó que van a seguir saliendo a las calles, pues «no nos queda otra alternativa».

Adelantó que apenas se publique la Ley de Apoyo Humanitario en el Registro Oficial plantearán una demanda de inconstitucionalidad ante la Corte Constitucional.

«El momento que ponga el ejecútese a la ley, demandaremos la inconstitucionalidad. Llamamos a la unidad del pueblo ecuatoriano y a estar en la lucha. Cumpliendo los protocolos sanitarios protestaremos, no nos vamos a callar» reprendió en una entrevista radial.

La Conaie no ha hecho una convocatoria a protestar, pero se conoce que están coordinando acciones con el FUT.

En su cuenta de Twitter, el movimiento escribió: «Shock económico para el pueblo, protección a evasores de impuestos y corruptos. Lenin camufla medidas económicas con datos macroeconómicos; liberación de precios de combustibles significa eliminar subsidios, el mecanismo de banda no es claro ¿cuánto durarán los precios bajos?»

En tanto, en las redes sociales se divulga una convocatoria de estudiantes del Colegio Mejía de Quito para concentrarse en las calles Vargas y Arenas, el viernes a las 09:00 a protestar. «Ven con tu cartel y unámonos para alzar nuestra voz de protesta en contra de estas medidas neoliberales», cita la invitación.

Fuente: eluniverso.com (T.F.)

Deja tu comentario