No es nada inusual que las celebridades aseguren las partes más famosas de su cuerpo que han jugado un papel clave en sus carreras para garantizar que recibirían un jugoso cheque que compensara las pérdidas económicas que sufrirían si esos atributos resultaran dañados en algún accidente inesperado.

En el caso de la modelo Heidi Klum, fue una de las marcas que la contrató como su imagen la que tuvo la idea de solicitar una póliza de $2 millones de dólares para sus piernas. Irónicamente, en la valoración que se realizó como parte del seguro, una de ellas -la izquierda- recibió una tasación bastante menor que la otra.

Cuando era joven me caí sobre un cristal y tengo una gran cicatriz“, le ha explicado a Ellen DeGeneres. “Obviamente, ahora mismo llevo tanto autobronceador que no se puede apreciar. A veces la gente hace cosas muy raras”, ha añadido para que nadie tratara de buscarla aprovechando que ella se había puesto un minivestido para la entrevista.

A la estrella de las pasarelas no se le escapa que este tipo de medidas resultan ridículas para gran parte de la población, aunque también reconoce que le gustaría que su escote contara con un seguro propio que lo protegiera, aunque ella no se ha animado a solicitarlo por su propia cuenta.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.