ITALIA. MATTEO RENZI CREA UN NUEVO PARTIDO CON EL OBJETIVO DE LUCHAR CONTRA EL ‘SALVINISMO’.

El ex primer ministro italiano aseguró que quiere pasar los próximos meses «luchando contra Salvini , no defendiéndose contra el fuego amigo».

Matteo Renzi abandona el Partido Demócrata (PD). El ex primer ministro italiano, principal impulsor del pacto entre el PD y el Movimiento Cinco Estrellas que ha permitido formar un Gobierno alternativo encabezado por Giuseppe Conte tras la caída de la anterior coalición con la Liga, liderará su propio partido. Al político toscano le seguirán cerca de 30 diputados y senadores socialdemócratas que podrían crear un grupo autónomo en el Parlamento. Una jugada estratégica que pone en riesgo el equilibrio de la nueva mayoría parlamentaria.

«Dejar el PD será un bien para todos. Zingaretti no tendrá ya la excusa para decir que no controla a los parlamentarios. Para el Gobierno probablemente se ampliará el consenso en el Parlamento», ha dicho Matteo Renzi en una entrevista con el diario La Repubblica. El ex primer ministro asegura que mantendrá su apoyo al Gobierno de Conte pero justifica su ruptura con la formación socialdemócrata por la falta de un proyecto de futuro en común con su antigua casa. «El partido se ha convertido en un conjunto de corrientes y no creo que será capaz en solitario de responder a las agresiones de Salvini y a la difícil convivencia con el Cinco Estrellas«, ha añadido.

En la entrevista, Renzi asegura que no quiere hacer la guerra a sus antiguos compañeros y que su objetivo a batir es el líder de la Liga. «Quiero pasar los próximos meses luchando contra el ‘salvinismo’ en las plazas, las escuelas, las fábricas», defiende. «Haber mandado a Salvini a casa estará en mi currículum como una de las cosas de las que estoy más orgulloso».

Cuando todos le daban por muerto, Matteo Renzi, reapareció en agosto para impulsar desde los bancos de la oposición una alianza con sus históricos enemigos del Movimiento Cinco Estrellas. Ni sus propios correligionarios, conocedores de la ambición del político toscano, podían creerlo. Renzi había dimitido como secretario del partido en marzo el 2018 tras llevar al PD al resultado más bajo de su historia, y se había opuesto con firmeza a sentarse ni siquiera en la misma mesa que los ‘grillinos’ para desencallar la crisis que se formó en Italia después de que ningún partido alcanzara la mayoría necesaria para gobernar, precipitando el acuerdo de gobierno entre el partido de Luigi Di Maio y la Liga de Matteo Salvini.

UN PARTIDO NUEVO PARA SEDUCIR A LOS CENTRISTAS

El reciente pacto con el Cinco Estrellas ha llevado al PD al Gobierno un año después de perder en las urnas gracias a la influencia de Renzi, quien mantiene el control sobre los senadores y diputados socialdemócratas que actualmente se sientan en el Parlamento, a quienes él mismo incluyó en las listas electorales del año pasado antes de dimitir como líder del partido. La ruptura oficial entre Renzi y el PD era cuestión de tiempo. El ex primer ministro y actual senador lleva trabajando en este proyecto desde hace meses aunque recientemente había confirmado su fidelidad al nuevo líder del partido, Nicola Zingaretti. El actual secretario aceptó sin mucha convicción el pacto con los ‘grillinos’ y ahora, tras la decisión de Renzi, su influencia en el Gobierno Conte queda tocada. «Es un error», ha dicho Zingaretti.

Las recién nombradas ministras del PD, Teresa Bellanova y Elena Bonetti, responsables respectivamente de Agricultura y de Igualdad de Oportunidades, seguirán al político toscano en su nueva aventura aunque permanecerán en el Gobierno de Conte. Bellanova será la representante de la nueva formación en el Ejecutivo. Dario Franceschini, histórico del PD y actual ministro de Cultura, ha recordado cómo la división de la izquierda permitió el triunfo de Benito Mussolini. «La Historia debería enseñarnos a no repetir los errores».

Para dar a luz a su nueva criatura política, el ex primer ministro se tomará su tiempo. El nuevo partido liberal y reformista de Renzi tratará de seducir al ala más centrista del PD y a los desencantados del partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia. Se llamará ‘Italia viva’, aunque el símbolo no se conocerá probablemente hasta octubre, con motivo del convenio político que desde 2010 el antiguo líder del PD organiza en Toscana.

El partido no participará a las elecciones locales que se celebrarán en los próximos meses y apunta a las legislativas de 2023 como primera cita. Sin olvidar que un año antes de esa fecha, el Parlamento tendrá que elegir al sustituto del presidente de la República, Sergio Mattarella. Una partida en la que nadie quiere quedarse fuera.

«Me encanta cuando me dicen que estoy muerto. El último que lo ha pensado se está todavía lamiendo las heridas. Hacía de ministro del Interior«, ha asegurado Renzi a La Repubblica. «Ahora él está en el Papeete (el chiringuito playero desde donde Salvini lanzó su desafío al Gobierno) y el Ministerio es un lugar más civil».

REACCIONES

«Primero se asegura puestos y ministerios y después funda un nuevo partido para luchar contra Salvini. Qué pena lo que se puede llegar a hacer para salvar el sillón«, ha criticado el líder de la Liga.

Por su parte, el cómico Beppe Grillo, fundador del Movimiento Cinco Estrellas, ha sido mucho más explícito comparando a los «dos Matteos». «El país es inestable y está lleno de rencores, no es el momento de narcisismos».

Los últimos sondeos electorales dan al nuevo partido de Renzi entre el 5% y el 8% en intención de voto.

Fuente: elmundo.es

Deja tu comentario