La apnea del sueño, un trastorno con solución en una máscara

Se sugiere tratar la apnea con CPAP, un dispositivo que a través de una mascarilla envía aire a presión para mantener despejadas las vías respiratoria.

Andrés Jungbluth, el presentador de noticias de Tc Televisión y uno de los rostros más conocidos de la pantalla a nivel nacional había sufrido un quebranto en su salud. El comunicador contó en una entrevista para un espacio del mismo canal que fue diagnosticado con vértigo posicional benigno y apnea del sueño. Esta segunda condición ha provocado envejecimiento prematuro de su cerebro de acuerdo con lo que sus especialistas pudieron decirle. A continuación le contaremos más sobre la apnea, qué es, sus síntomas y tratamiento.

La apnea de sueño es uno de los trastornos más frecuentes que pueden presentar las personas a la hora de dormir. Se caracteriza, de acuerdo con Guillermo Sig-Tu, otorrinolaringólogo, por pausas de la respiración que duran 10 segundos o más, mientras se duerme. El neurólogo especialista en trastornos del sueño Jorge Pesantes explica que el oxígeno deja de pasar por la nariz y boca, y se repite periódicamente.

Síntomas

De esta condición nacen síntomas que Guillermo Sig-Tu enlista: ronquidos, somnolencia diurna excesiva, insomnio o jadeos durante el sueño, episodios de ausencia de respiración, dificultad para respirar, respiración por la boca o respiración ruidosa, irritabilidad.

Otros pueden ser dolor de cabeza en las mañanas, cambios de humor, arritmias cardiacas, hipertensión arterial y trastornos metabólicos, indica Jorge Pesantes y apunta que “es una cuestión de ida y vuelta. La apnea puede intensificar estos trastornos (hipertensión, arritmias, trastornos metabólicos)”, pero también hay pacientes con estas condiciones que llegan a desarrollar apnea obstructiva del sueño.

Pesantes, quien se especializa en los trastornos de sueño, apunta que la apnea se puede determinar desde pequeños y que está directamente relacionada con alteraciones estructurales de la vía respiratoria y pone ejemplos: las personas que tienen el maxilar muy pequeño, las que tienen desviaciones de la nariz, malformaciones de la cara, gente con las amígdalas grandes. En los más pequeños la apnea se puede manifestar a través de los problemas de aprendizaje, trastornos de comportamiento, déficit de atención, indica el especialista. Agrega que en los adultos el aumento de peso produce mayores depósitos de grasa en las estructuras de la vía respiratoria.

Factores de riesgo

Hay factores de riesgo: sobrepeso, la edad, el uso de drogas (alcohol, tranquilizantes), tabaquismo, y en los niños es frecuente la obstrucción de la vía respiratoria por hipertrofia de adenoides o amígdalas. En los adultos la obstrucción de la vía respiratoria puede ser por desviaciones del tabique nasal, tumoraciones, descenso del paladar blando. En el caso del último factor mencionado, es escasa la evidencia científica de que la edad influye altamente en las apneas, “pero sí consideramos que a mayor edad se produce una caída del paladar blando y que está relacionada con ronquidos y apneas”, menciona Sig – Tu.

Niveles de apnea

El otorrinolaringólogo Guillermo Sig – Tu sostiene que hay tres grados de apnea; leve: cuando hay entre 5 y 15 apneas por hora; moderado: cuando hay entre 15 y 30 apneas por hora; severo: cuando hay más de 30 apneas por hora

Diagnóstico y tratamiento

El primer paso es realizar una ficha con la historia clínica, a partir de ello analizar los síntomas presentados por el paciente. Posteriormente se hace un examen llamado polisomnografía que es “el registro de algunas variables fisiológicas del sueño como la función cardiaca, las función respiratoria, actividad muscular, electrocardiograma, electroencefalograma y con eso se determina la severidad de las apneas.

El profesional divide la severidad en dos criterios: las apneas dependiendo de la cantidad por horas y cuánto oxígeno baja o disminuye asociado a la condición.

En los casos obstructivos en niños y adultos la solución para la apnea es dar permeabilidad a la vía respiratoria obstruida con cirugías del tabique nasal y cornetes, extirpación de tumoraciones nasales, amigdalectomias, adenoidectomias, cirugía del paladar blando (son las opciones quirúrgicas). Pero el más aceptado y de elección recomendado en la totalidad de los pacientes, según Guillermo Sig – Tu, es el CPAP. Se trata de un dispositivo a través de una mascarilla envía aire a presión positiva para mantener la permeabilidad de la vía y Jorge Pesantes también coincide con la viabilidad de esta opción. 

Fuente: El Universo (T.F.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *