La inflación persistente y las grandes subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal llevarán a la economía estadounidense a una recesión leve al estilo de 1990 a partir de la primavera, advirtió este martes Fitch Ratings.

 

En un informe obtenido en primer lugar por CNN, Fitch recortó sus previsiones de crecimiento en EE.UU. para este año y el próximo debido a una de las campañas de lucha contra la inflación más agresivas de la historia por parte de la Reserva Federal. Ahora se espera que el PIB de EE.UU. crezca solo un 0,5% el próximo año, frente al 1,5% de las previsiones de la empresa de junio.

Según Fitch, la elevada inflación «supondrá una merma excesiva» de los ingresos de los hogares el año que viene, lo que reducirá el gasto de los consumidores hasta el punto de provocar un retroceso en el segundo trimestre de 2023.

La sombría previsión se suma al creciente temor entre inversores, economistas y empresarios de que la mayor economía del mundo esté al borde de una recesión, tan solo dos años y medio después de la última.

Sin embargo, el lado positivo es que la próxima recesión puede no ser ni de lejos tan destructiva como las dos últimas grandes.

«Las finanzas de los hogares estadounidenses son mucho más fuertes ahora que en 2008, el sistema bancario está más sano y hay pocos indicios de exceso de construcción en el mercado inmobiliario», escribieron los economistas de Fitch Ratings.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.