LA MALA PUBLICIDAD NO REGULADA INFLUYE EN LA ALIMENTACIÓN DE MENORES.

Los universitarios de College London realizaron un experimento en donde pidieron a 100 niños de siete países del mundo grabarse con una cámara su alimentación diaria y la de la gente que les rodea. Da igual en qué parte del mundo se hayan grabado el vídeo, todos y cada uno de los niños se filmaron comiendo alimentos poco saludables. Estos videos fueron recogidos por el diario The Guardian, que realizó un reportaje sobre la pésima alimentación que tienen los niños en especial con la comida chatarra.

El problema principal es que los niños salen a la calle, van al colegio o la escuela y se enfrentan a la publicidad. Tampoco pueden controlar los alimentos que se compran cuando los menores están solos. Muchos países han ido incorporando recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir y controlar las enfermedades derivadas de una mala alimentación.

Según la investigadora Anna Purdie, las grandes industrias de comida gastan una gran cantidad de dinero solo en la publicidad para las poblaciones de países con bajos ingresos.

Dentro de los vídeos recogidos por el diario, se encontró a Prasiddhika Shrestha en Nepal que grabó a sus primos comiendo papas fritas, pasteles y bebidas azucaradas y esto no es un caso aislado. En Nepal, las enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedades cerebrovasculares son causadas por una dieta nada saludable. Unicef señaló que 43 % de niños en Nepal tienen retraso en el crecimiento o sobrepeso.

El problema principal es que los niños no comen sano. Todos los videos recogidos en Bangladesh, Afganistán, Pakistán, Túnez, Vietnam y Reino Unido demostraron lo mal que comen los niños. Según Sarah Hawkes, directora del centro de género y salud global de UCL y además la investigadora principal detrás del proyecto, todos los menores en los videos compartieron la experiencia común de publicidad y promoción generalizada, poderosa y, al parecer, a menudo no regulada.

«Los niños de todo el mundo se enfrentan a grandes desafíos para comer de manera saludable: están más rodeados de publicidad y oportunidades de comer alimentos ‘basura’ que cualquier generación anterior», comentó el doctor Kent Buse, coinvestigador del estudio.

Fuente: eluniverso.com

Deja tu comentario