Las Fuerzas Armadas ucranianas denuncian un ataque contra una jardín de infantes en la región de Luganks, por el que han culpado a los rebeldes separatistas en el que ha sido escenario de un conflicto desde 2014.

La Unión Europea (UE) condenó «enérgicamente» un presunto ataque de separatistas prorrusos del jueves a un jardín infantil en el asentamiento de Stanytsia Luhanska un territorio bajo el control del Gobierno ucraniano.

«Tal bombardeo indiscriminado de infraestructuras civiles es totalmente inaceptable y representa una clara violación del alto el fuego y los acuerdos de Minsk», afirmó en un comunicado publicado el jueves por la noche el jefe de Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

Al pedir el fin inmediato de la escalada en curso, Borrell señaló: «Como UE, estamos unidos en nuestro apoyo inquebrantable a la soberanía e integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente».

«La Unión Europea apoya plenamente el trabajo de la Misión Especial de Supervisión de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) y pide su acceso sin restricciones a todo el territorio de Ucrania, de conformidad con su mandato», sostuvo Borrell según el comunicado.

El Gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos se culparon mutuamente el jueves por las violaciones del alto al fuego a lo largo de la línea de contacto en la región oriental de Donbás.

El Estado Mayor de Ucrania publicó imágenes del jardín infantil bombardeado en su cuenta de redes sociales, y afirmó que los combatientes separatistas prorrusos bombardearon el asentamiento de Stanytsia Luhanska bajo el control del Gobierno de Kiev.

Rusia, según funcionarios ucranianos y la OTAN, ha acumulado recientemente más de 100.000 soldados cerca de Ucrania, lo que genera temores de que el Kremlin podría estar planeando una ofensiva militar contra su ex vecino soviético.

Al negar que se esté preparando para invadir, Moscú ha acusado a los países occidentales de socavar la seguridad de Rusia a través de la expansión de la OTAN hacia sus fronteras.

Rusia también emitió una lista de demandas de seguridad para Occidente, incluida una reversión de los despliegues de tropas de algunos estados exsoviéticos y garantías de que algunos de esos estados no se unirán a la OTAN.

En una respuesta escrita a las demandas, Washington dijo que está comprometido a defender la «política de puertas abiertas» de la OTAN, mientras que la OTAN también transmitió la respuesta de la alianza «en paralelo con Estados Unidos».

Fuente AA

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.