La vacuna contra la gripe también podría proteger contra covid-19, sugiere estudio.

Investigaciones recientes señalan que vacunarse contra la gripe podría ofrecer una protección vital contra el covid-19, debido a que la vacuna puede preparar al sistema inmunológico para atacar y destruir el coronavirus invasor, reduciendo las muertes por esta enfermedad en más de un tercio, se señala en una publicación del sitio web Daily Mail.

En Reino Unido este año se desarrolla el plan de inmunización más grande que se haya realizado, con el objetivo de evitar el colapso del sistema de salud. La preocupación es que se perderán muchas más vidas si las personas contraen la gripe y el coronavirus juntos. Un estudio del Public Health England mostró que el riesgo de muerte se duplica si eso sucede.

Dos importantes estudios, en Italia y en Brasil, que analizaron a más de 100.000 pacientes, encontraron que la vacunación rutinaria contra la influenza redujo las admisiones hospitalarias por covid-19 y la necesidad de cuidados intensivos entre los infectados.

“Estos hallazgos, de estudios que involucran a un gran número de personas, son realmente importantes», indicó Peter Openshaw, profesor de medicina experimental en el Imperial College de Londres.

Los investigadores detrás de los hallazgos, en la Universidad de Milán en Italia y la Universidad de Sao Paulo en Brasil, dijeron que la evidencia es tan convincente que todos los gobiernos deberían realizar campañas de vacunación contra la influenza como una de las mejores formas de proteger a las poblaciones contra el coronavirus.

Conclusiones de ambos estudios

Para el estudio italiano, publicado en la revista Vaccines, los investigadores estudiaron las tasas de coronavirus en los mayores de 65 años para comparar las tasas de infección, las admisiones hospitalarias y las muertes por el virus en áreas con alta absorción de la vacuna contra la influenza y áreas donde pocas personas recibieron la vacuna.

Los resultados mostraron que en áreas donde menos del 30 por ciento de los pacientes elegibles fueron vacunados contra la gripe, la tasa de mortalidad por covid-19 fue de alrededor de 150 por cada 100.000 habitantes. Pero en las regiones donde la vacunación alcanzó el 70 por ciento, las muertes no llegaron a más de diez por cada 100.000 habitantes.

El estudio de Brasil rastreó a más de 90.000 pacientes con covid y encontró que las tasas de mortalidad eran hasta un 35 por ciento más bajas entre los que recibieron una vacuna contra la gripe en comparación con los que no.

Ambos equipos llegaron a la conclusión de que la explicación más probable es que las vacunas contra la influenza de alguna manera aceleran el sistema inmunológico lo suficiente como para al menos desacelerar la marcha del coronavirus.

La mayoría de las aproximadamente 100 vacunas de covid-19 que se están desarrollando se fabrican con rastros de la proteína ‘pico’ que se encuentra en la superficie del virus o con fragmentos de su material genético.

La idea es que el sistema inmunológico reconoce el material del virus en las vacunas como extraño y crea células que luchan contra las infecciones (conocidas como anticuerpos y células T) para combatir el covid-19. Estas vacunas están diseñadas para funcionar contra esta enfermedad y nada más.

Pero a principios de este año, Good Health informó cómo los científicos estaban investigando evidencia de que las vacunas no relacionadas con el coronavirus también parecían estar reduciendo las tasas de infección y muerte. Dos en particular, la vacuna MMR (paperas, sarampión, rubéola) y la vacuna BCG, estaban generando entusiasmo entre los científicos. Están hechos con versiones «vivas» pero debilitadas de los virus o bacterias a los que se dirigen.

Este elemento «vivo» parece poner en alerta a todo el sistema inmunológico. Pero lo desconcertante de los últimos hallazgos es que las vacunas contra la gripe utilizadas en Italia y Brasil no contienen ningún material vivo.

«Las vacunas parecen estar entrenando al sistema inmunológico para que reaccione al coronavirus, en lugar de crear nuevos anticuerpos o células T para combatir la infección, que es normalmente la forma en que funciona una vacuna para un patógeno específico», dice el profesor Openshaw.

El doctor Rupert Payne, profesor consultor senior de atención médica primaria en la Universidad de Bristol, agrega: «Quizás la vacunación contra la influenza de alguna manera aumente la capacidad del sistema inmunológico para eliminar el virus o reduzca la respuesta inmune excesiva que vemos en aquellos pacientes que requieren cuidados intensivos». 

Fuente: eluniverso.com (T.F.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *