Los zoológicos, víctimas colaterales de la pandemia

Pocos sectores han escapado del zarpazo económico provocado por la pandemia y que ha alcanzado también a los zoológicos, como el Pairi Daiza, galardonado durante los últimos tres años como el mejor de Europa y que contabiliza pérdidas millonarias por el cierre impuesto para evitar contagios. “No podemos cerrar como un restaurante y poner a los trabajadores en el desempleo temporal”, señaló a Efe el responsable de comunicación del zoológico y jardín botánico Pairi Daiza, Mathieu Goedefroy, ya que los animales necesitan que los cuiden y alimenten, “los pandas no pueden ir a la nevera y tomar su bambú ellos mismos”, citó como ejemplo. 

Según Goedefroy, el cuidado de los animales repartidos en las 65 hectáreas de Pairi Daiza, ubicado en el sitio de la antigua abadía cisterciense de Cambron (cerca de la frontera con Francia), cuesta 100 000 euros al día y desde el cierre el 1 de noviembre de 2020 hasta su reapertura el 13 de febrero no habían tenido ningún ingreso. En la misma línea, la portavoz del Zoológico de Amberes y del Zoológico Planckendael, ubicado al norte de Bruselas, Ilse Segeres, explicó que los parques siguen sumando gastos a pesar de estar cerrados, por lo que estimó que han perdido 22 millones de euros desde marzo de 2020. Ampliar En la imagen, un panda come bambú en el zoo Pairi Daiza. Durante el cierre de estos parques los cuidadores de los animales han detectado algunos comportamientos que han variado con respecto a lo que suele ser habitual en los zoos.

Fuente: elcomercio (A.V) 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *