En Estados Unidos un número creciente de estados ha adoptado leyes que permiten a los estudiantes tomar días libres por salud mental si se sienten ansiosos, deprimidos o necesitan un día para “recargarse”.

Una docena de estados ya cuentan con medidas que permiten que los niños se ausenten por razones de salud mental y no solo de salud física. Tales problemas ahora se reconocen como razones legítimas para faltar a la escuela, junto con dolores de garganta, resfriados y dolores de estómago.

Hasta ahora, Washington, California, Illinois, Maine, Virginia, Colorado, Oregón, Connecticut, Arizona, Nevada, Utah y Kentucky ofrecen días libres por salud mental.

La medida es un reconocimiento de una tendencia inquietante: en diciembre de 2021 el Director de Sanidad de los Estados Unidos, Vivek H. Murthy, emitió un aviso en el que declaró una crisis de salud mental para los niños estadounidenses, citando «un número alarmante» de jóvenes que luchan con «sentimientos de impotencia, depresión y pensamientos de suicidio.”

Entre marzo y octubre de 2020, el punto álgido de la pandemia, el porcentaje de niños que acudieron a la sala de emergencias por problemas de salud mental aumentó un 24% para niños de 5 a 11 años y un 31% para niños de 12 a 17 años, según la Asociación de Hospitales Infantiles.

En 2020, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el suicidio fue la segunda causa principal de muerte entre los adolescentes, un aumento del 31% con respecto a 2019.

“Creo que la salud mental debe apreciarse tanto como la salud física. Los niños están pasando por un momento difícil y necesitan un descanso”, comentó Christine M. Nicholson, psicóloga clínica infantil en Kirkland, Washington.

Más sobre el proyecto de ley que ofrece días libres por salud mental

El proyecto de ley  limita la cantidad de días que un niño puede tomar, en cada estado varían aunque en todos los casos los padres deben firmar una nota excusando a su hijo.

Algunos estados imponen límites en la cantidad de días libres que un niño puede reclamar; por ejemplo, en Connecticut, los estudiantes pueden tener dos días al año y es posible que no sean consecutivos, mientras que otros, como California, no lo hacen.

Barb Solish, directora de Iniciativas para Jóvenes y Adultos Jóvenes de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, explicó los beneficios de estos días libres.

“Cuando los estudiantes no se sienten físicamente bien, existe un entendimiento universal de que deben quedarse en casa y deben tomarse un tiempo para sentirse mejor”, comentó.

Afirmó que las políticas escolares que reconocen la salud mental como una razón aceptable para ausentarse pueden ayudar a los estudiantes a tomarse el tiempo que necesitan para cuidar de sí mismos y recuperar su salud.

“Prácticamente hablando, si tienes fiebre, no estás prestando atención en clase, ¿verdad? No estás aprendiendo la lección. Si sientes una ansiedad abrumadora, tampoco estás aprendiendo”, aseguró.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.