La población de estudiantes venezolanos registrados en el sistema escolar de Ecuador ha descendido. En el año lectivo 2021-2022, el Ministerio de Educación registró 60.146 estudiantes de esa nacionalidad matriculados en las distintas instituciones educativas. Para este nuevo periodo (2022-2023) se han matriculado 32.380, es decir, hay una reducción de 27.766 estudiantes.

Daniel Regalado, presidente de la Asociación Venezuela en Ecuador, señala que esto puede estar ligado al hecho de que han comenzado a salir ciudadanos venezolanos de este país. Entre las principales razones que menciona están la falta de derechos para trabajar y vivir de manera segura, así como la crisis económica que afecta tanto a ecuatorianos como extranjeros.

Sin embargo, puntualizó que es difícil determinar los lugares a los que deciden viajar sus compatriotas, pues no existe un control migratorio exacto.

“Sí existe un retorno para Venezuela; eso no lo voy a negar, aunque la situación sigue muy difícil por allá. Pero otros han decidido ir para Chile”, argumentó.

El representante de la fundación, que acoge a extranjeros y nacionales para programas de ayuda, indicó que la violencia en el país también es un determinante para que las familias venezolanas decidan dejar Ecuador.

“Especialmente en Guayaquil, la gente está huyendo, porque está muy peligroso. Eso causa fobia, porque no se sabe si mañana le tocará a uno”, añadió.

En el régimen Costa se concentra la mayor cantidad de estudiantes venezolanos, con un total de 17.453 matriculados, mientras que en el régimen Sierra constan 14.927 alumnos. En los dos sectores de educación, la cifra faltante de estudiantes bordea los 14.000.

Otra de las razones para la cantidad de familias que han salido, según Regalado, es la discriminación que se ha instaurado en varios sectores del país. Una xenofobia que, a juicio de él, se traslada a lo laboral, social y educativo, lo que ha cansado a las personas venezolanas.

También hay casos de niños venezolanos que siguen en el país pero, por distintos motivos en el hogar, no han sido registrados en el sistema escolar. Existe un porcentaje que no entró por falta de dinero de sus representantes o simplemente porque no encontraron un cupo. Ese fue el caso de Wisleidy Herrera, quien no matriculó a su hijo porque al ingresar a la página web ya no existían cupos, comentó.

Existen otras familias que, pese a todas las limitaciones, no han pensado en abandonar Ecuador. Noreidis Rosado tiene a tres de sus cuatro hijos estudiando en escuelas fiscales. Para ella, la situación de su país sigue siendo muy difícil, por lo que no es una opción regresar, aunque extraña mucho a su familia.

Con esto concuerda Daniel Regalado. “No es lo ideal para nadie. Sobre justicia, sobre derechos, tú puedes ver los anaqueles llenos, pero no puedes adquirir nada. Con lo que se compra un pollo aquí, allá no juntas ni siquiera para la punta del ala”, aseveró.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.