NO HABRÍA NECESIDAD DE REALIZAR MÁS BIOPSIAS.

La enfermedad renal crónica es la pérdida permanente de las funciones de los riñones, que se debe sobre todo a afecciones crónicas no transmisibles como la diabetes y la hipertensión arterial.

En Ecuador, de acuerdo al médico César Vásconez, jefe del servicio de Nefrología del Hospital Vozandes de Quito, es urgente evitar que los pacientes, principalmente con diabetes, lleguen a la enfermedad crónica renal.

De todos quienes se someten a diálisis, el 60 por ciento tienen diabetes tipo 2 y son hipertensos, es decir, son “condiciones que pueden ser manejadas, reconocidas fácilmente (por los médicos) y prevenidas en gran medida”, considera.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México en 2016 fallecieron más de 13 mil personas en el país azteca a causa de insuficiencia renal, colocando al padecimiento en el décimo lugar dentro de las principales causas de mortalidad. La única forma de diagnosticarla es realizando una biopsia

Ante esto, la mexicana Andrea Sánchez descubrió una manera de descubrir a tiempo este problema en base a la molécula «Serpentina3K». Este ingrediente se encuentra en la sangre y su función es regular la coagulación e inflamación, además según Sánchez se lo puede usar como marcador.

El trabajo de Andrea fue asesorado por Norma Bobadilla Sandoval, investigadora de la Unidad Periférica del Instituto de Investigaciones Biomédicas en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ). Además este método ya ha sido patentado y se podría utilizar para ayudar a los pacientes del INCMNSZ.

“Cuando empezamos a analizar a los pacientes, en algunos encontramos niveles poco comunes de esta molécula, aunque no tenían disfunción renal clínica diagnosticada; la presencia en la orina de Serpina3k era indicativo, sin necesidad de hacer una biopsia, de que había alteración en la función y la estructura renal”, detalló.

Sánchez tiene 24 años y cursa su doctorado en Ciencias Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Con tan poca edad ya tiene varios premios como la medalla de bronce en la VI Olimpiada Iberoamericana de Biología en Portugal en el 2012, así como en la competencia Session Winner, Oral Session Nephrology and Urology, ISCOMS, Groningen en Holanda en el 2015. Ahora con este descubrimiento se le fue otorgada el Premio Nacional de la Juventud en la categoría de Ciencia y Tecnología.

Fuente: eluniverso.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *