NUEVOS ENFRENTAMIENTOS Se suman Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU a los llamados al cese de la violencia en Kazajistán

Los norteamericanos advirtieron a las tropas rusas desplegadas en Kazajistán que no intenten tomar el control de las instituciones de esta antigua república soviética

çNuevos enfrentamientos se produjeron ayer jueves en Almaty, la principal ciudad de Kazajistán, tras la llegada de tropas lideradas por Rusia para ayudar al gobierno a poner fin a los disturbios que ya dejaron decenas de muertos y centenares de detenidos.

Estados Unidos advirtió a las tropas rusas desplegadas en Kazajistán que no intenten tomar el control de las instituciones de esta antigua república soviética, asegurando que el mundo estará atento ante posibles violaciones de derechos humanos.

“Estados Unidos y, francamente, el mundo, estará atento a cualquier violación de derechos humanos”, dijo a periodistas el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, urgió a todas las partes a “abstenerse de la violencia”.

Bachelet indicó que todas las denuncias de violaciones a los derechos humanos deben ser objeto de una investigación rápida, independiente y exhaustiva. La Alta Comisionada insistió en que las fuerzas de seguridad extranjeras llevadas al país, a instancias de las autoridades, para “mantener y restablecer el orden público” también deben respetar el derecho internacional.

La Unión Europea (UE) está “muy preocupada” por la situación y por la presencia de tropas extranjeras en un país convulsionado por los disturbios, afirmó el jueves el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.También mostró preocupación por la independencia del país. “Los derechos y la seguridad de los civiles deben ser garantizados. La asistencia militar extranjera evoca recuerdos de situaciones que deben evitarse”, dijo Borrell en Twitter.

Caos.

Las detonaciones de disparos se oían en la zona central de la ciudad, al día siguiente de un estallido de violencia, con edificios gubernamentales incendiados y saqueos de múltiples comercios.

La movilización se inició el pasado domingo como una protesta contra el aumento del precio del gas. Los disturbios han dejado “decenas” de manifestantes muertos, en tanto que más de 1.000 personas resultaron heridas y cerca de 400 están hospitalizados, 62 de ellas en cuidados intensivos, indicó el Ministerio de Salud.

Esta es la mayor movilización en décadas en este país que fue gobernado desde 1989 hasta 2019 por Nursultán Nazarbáyev, considerado el mentor del actual presidente.

Tokayev intentó calmar la situación anunciando la renuncia del gabinete y tirando para atrás la medida del aumento de precios del gas, sin ningún efecto. El gobierno impuso un toque de queda y declaró el estado de emergencia.

Las comunicaciones están perturbadas y hay un bloqueo de las señales de móviles, cortes de internet y de servicios de mensajería. Los aeropuertos de Almaty, de Aktobe y Aktau y de la capital, Nursultán, permanecen sin operar desde la cancelación de los vuelos el miércoles.

Como consecuencia, el precio del uranio, del que Kazajistán es uno de los principales productores mundiales, subió bruscamente, y las cotizaciones de las empresas nacionales se desplomaron en la bolsa de Londres. (Con información de EFE y AFP)

Fuente el Pais

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *