Un ciudadano irlandés de 29 años identificado como Shane McInerney ha sido imputado de varios delitos que conllevan hasta 20 años de prisión por su comportamiento durante un vuelo de Dublín a Nueva York en el que, visiblemente ebrio, mostró las nalgas a una auxiliar de vuelo, se negó reiteradamente a llevar mascarilla y lanzó una lata a otro pasajero.

McInerney se quejó además de la comida servida durante el vuelo y amenazó al piloto con un puño cerca de la cara cuando éste se interesó personalmente por el incidente. Durante el descenso al Aeropuerto Internacional JFK de Nueva York se levantó del asiento, según informa la prensa irlandesa.

Fuente El Comercio

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.