Durante siete años, la pequeña Itzel ha recibido una prótesis debido a una malformación congénita en su tibia y peroné. La elaboración y colocación de este dispositivo médico se realiza en el Hospital General Isidro Ayora, de Loja.

Este establecimiento ha fabricado y entregado 65 prótesis de enero a agosto de 2022. Estas son fabricadas de aluminio y soportan cargas de hasta 120 kilogramos. Se elaboran transhumerales, transradiales, transfemorales, para desarticulación de hombro, codo, rodilla y cadera. Se estima que cada una tiene un valor de hasta USD 3.000. Sin embargo, el servicio que brinda el Ministerio de Salud Pública (MSP) es completamente gratuito.

Tania Zambrano, madre de Itzel (10 años), recuerda que desde que la niña tenía 2 años han acudido a la casa de salud. Aunque en ese tiempo no había prótesis para ella, los técnicos le adaptaron una. “Mi hija caminaba con apoyo de sus rodillas, pero cuando recibió su primera prótesis lo hizo inmediatamente”.

Una malformación en la tibia y peroné dejaron a la niña sin caminar en su primer año de vida. Sin embargo, su madre con apoyo de la prótesis la ayudó a dar sus primeros pasos a los 2 años. Esa época fue llena de alegría para toda la familia. “Nosotros la aplaudimos, la abrazamos y besamos, porque se nos iluminó la vida”, relata Tania mientras acompaña a su hija al cambio de prótesis.

Leonso Rodríguez, técnico de la fábrica, explicó que la niña ha recibido una prótesis por año. “Su caso es especial porque nació con una malformación congénita que no le permitió caminar como otros niños. A nosotros nos llena de orgullo ver a un niño volver a caminar a correr; es una satisfacción”.

Para ser beneficiado con una prótesis, el usuario debe acudir al primer nivel de atención (centro de salud). Desde ahí será referido al hospital y lo atenderá un fisiatra o traumatólogo, quien evaluará y determinará si la persona cumple con los parámetros requeridos para acceder a esta ayuda técnica.

Una vez aprobado, los técnicos proceden a tomar las medidas del muñón (extremo cicatrizado del miembro amputado) a través de la tecnología CAD (diseño asistido por computador, por sus siglas en inglés). Luego, se realiza un molde digital que es impreso y se fabrica el ‘socket’ (accesorio que engancha el muñón con el resto de la prótesis).

Si cumplen con los parámetros, en fisiatría realizarán sesiones de rehabilitación para preparar al usuario. También intervienen los profesionales en psicología, quienes brindan capacitaciones, orientación y apoyo en esta etapa.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.