Por qué las vacunas contra el COVID-19 causan dolor en el brazo durante días

Qué le sucede al organismo luego de recibir la vacuna.

La vacuna contra el COVID-19 es una inyección intramuscular, lo que significa que se inyecta en el músculo.

Al ser la solución más esperada en todo este tiempo en que la humanidad ha debido enfrentar a causa del coronavirus, los médicos recomiendan vacunarse a pesar de las molestias que puedan llegar a generar.

Hay dos efectos secundarios que se repiten en la mayoría de las vacunas actualmente aprobadas. Estos efectos secundarios pueden afectar su capacidad de realizar sus actividades diarias, pero deberían desaparecer al cabo de pocos días, especifican en el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos. Ahí destacan, además, que algunas personas no sufren efectos secundarios.

Los efectos secundarios después de la segunda dosis pueden ser más intensos que los que experimentó alguien después de recibir la primera. Estos efectos secundarios son signos normales de que su organismo está generando protección y deberían desaparecer al cabo de unos días, dicen en el CDC.

Molestias

  • Uno de estos es el dolor de cabeza, que puede incluir fiebre.
  • El segundo efecto es el dolor en el brazo, justo donde fue aplicada la vacuna.
  • También podría haber enrojecimiento e hinchazón del área donde se recibió la inyección.

¿A qué se deben estos síntomas?

La vacuna puede desencadenar inflamación en el sitio de la inyección para sugerir que está comenzando a activar la inmunidad.

“A los pocos minutos o incluso segundos de vacunarse o detectar un virus, las células que presentan antígenos envían señales de ‘peligro’. Esta rápida reacción, conocida como la respuesta inmune innata, involucra una gran cantidad de células inmunes que llegan a la escena y producen proteínas conocidas como citocinas, quimiocinas y prostaglandinas, que reclutan aún más células inmunes y tienen todo tipo de efectos físicos”, explica el epidemiólogo y director ejecutivo del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins en Baltimore, William Moss.

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), cada vacunado debe consultar a su médico si debería tomar algún medicamento de venta sin receta médica para los dolores o molestias que pueda sentir después de vacunarse.

Para reducir el dolor y las molestias donde recibiste la vacuna

  • Aplica un paño limpio, frío y húmedo sobre el área.
  • Usa o ejercita tu brazo.

Adicionalmente, si se presenta fiebre, lo aconsejable es descansar, usar ropa liviana y beber mucho líquido.

Además, los CDC indican que los efectos secundarios podrían afectar tu capacidad para realizar las actividades diarias, pero se irán al pasar unos días.

Es importante recordar que diversas vacunas contra el COVID-19, como la de Pfizer-BioNTech y la vacuna contra el COVID-19 de Moderna requieren la administración de dos dosis. Se recomienda recibir la segunda dosis incluso si se ha tenido efectos secundarios después de la primera. La vacuna que solo necesita de una dosis es la Janssen de Johnson & Johnson.

No se recomienda tomar ningún medicamento de venta libre contra el dolor antes de vacunarse para prevenir los efectos secundarios.

Las personas se consideran completamente vacunadas dos semanas después de haber recibido la segunda dosis de las vacunas contra el COVID-19, no importa la marca de vacuna. La recomendación es que se deben seguir usando todas las herramientas disponibles para protegerse y proteger a otras personas mientras dure la pandemia, por lo que es importante continuar con el uso de mascarilla, distancia social y lavado de manos. 

Fuente: El Universo (T.F.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *