PROTESTAS. EL PRESIDENTE DEL LÍBANO PIDE AL GOBIERNO QUE CONTINÚE EN FUNCIONES.

Michel Aoun prolonga la vida del Gabinete, tras la dimisión de Saad Hariri, hasta que se logre formar un nuevo ejecutivo.

El presidente del Líbano, Michel Aoun, ha pedido al Gobierno que continúe en funciones hasta que se logre formar un nuevo gabinete. Aoun se ha pronunciado este miércoles, un día después de que el primer ministro, Saad Hariri, presentara su dimisión.

La renuncia de Hariri llegó como «respuesta a la calle», tras 13 días de protestas para exigir la marcha de toda la clase política. El primer ministro trató de negociar con los partidos que integran la coalición de gobierno un nuevo ejecutivo técnico, como demandaban los manifestantes, pero dijo que había llegado a «un callejón sin salida» en su intento por resolver la crisis.

La formación de un nuevo ejecutivo podría llevar meses, teniendo en cuenta que el actual tomó posesión el pasado enero, al necesitar nueve meses de negociaciones para conseguir su composición. Formado por hasta ocho partidos de diferente signo (incluso con intereses contrarios), cuenta con una treintena de carteras, la mitad bajo el control de los partidos chiíes Hizbulá y Amal y sus aliados del Movimiento Patriótico Libre de Michel Aoun.

Fuentes próximas a Saad Hariri han asegurado este miércoles a Reuters que el líder suní estaría dispuesto a volver a su puesto de primer ministro bajo la condición de que se incluyan tecnócratas en el nuevo gobierno y de que puedan implementar sus reformas económicas rápidamente. Según el sistema político de cuotas que rige en el Líbano, el primer ministro debe de ser un suní. La dimisión de Hariri ha evidenciado un vacío, ya que aparte de él no hay figuras entre los suníes que reúnan la dimensión política y el consenso internacional que concita el líder de la Corriente Al Mustaqbal.

La decisión de Aoun de mantener el Gobierno en funciones llega horas después de que EEUU hiciera un llamamiento a las partes para que faciliten «la formación de un nuevo gabinete que responda a las necesidades de los ciudadanos». El Reino Unido también se pronunció en los mismos términos. Por su parte, el guía supremo de Irán, Ali Jamenei, intervino asimismo en la crisis interna libanesa urgiendo a los manifestantes a la «calma».

Las protestas continúan este miércoles, aunque los activistas ofrecieron una señal de buena fe ante los llamamientos del Ejército libanés para que abrieran las carreteras principales que bloquean Beirut. Las barricadas se levantaron esta mañana y las vías más importantes ya están reabiertas. El país, poco a poco, tiene la vocación de retornar a cierta normalidad, con la reapertura de escuelas, universidades y bancos prevista para mañana.

Fuente: elmundo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *