Qué significa no tener síntomas después de la vacuna contra el COVID-19

Un estudio trata de analizar los efectos secundarios en la población.

Un estudio publicado en la revistaThe New England Journal of Medicine analiza si hay una relación entre la efectividad para generar anticuerpos en el organismo y las reacciones luego de ser vacunado contra el COVID-19.

Según los expertos y los datos de los ensayos clínicos de la vacuna Pfizer, publicados en la revista científica, la vacuna fue generalmente de 90 a 100% efectiva contra el COVID-19. Sin embargo, cerca de la mitad de los sujetos del ensayo experimentaron un tipo de reacciones sistémicas.

“El gran mensaje es que no tener efectos secundarios, o no tener efectos secundarios tan graves, no es motivo de preocupación”, dice John Wherry, inmunólogo de la Universidad de Pensilvania.

¿Por qué algunas personas tienen efectos secundarios y otras no?

“Es una gran pregunta y no sabemos la respuesta”, indica Wherry.

De acuerdo con Sujan Shresta, inmunólogo viral del Instituto de Inmunología de La Jolla en California, el hecho de que una persona no sienta nada no significa que la respuesta inmune no sea apropiada, la edad, el género, la genética, las condiciones preexistentes, el entorno e incluso la dieta influyen en cómo podría reaccionar.

Para el estudio, Wherry lideró a un grupo de científicos que midieron los niveles de anticuerpos y células B en muestras de sangre de personas que recibieron la vacuna Pfizer o Moderna. Los investigadores compararon principalmente la protección de la vacuna en individuos que se habían recuperado del COVID-19 con aquellos que nunca habían sido infectados.

Sin embargo, también encontraron que los sujetos que informaron efectos secundarios sistémicos tenían niveles ligeramente más altos de anticuerpos, pero no niveles más altos de células B.

Malestares por segunda dosis

Sobre la segunda dosis de la vacuna, Sujan Shresta explica que esta tiende a causar más efectos secundarios. “Después de la primera exposición, el cuerpo acumula un grupo finito de células B de memoria. Con la segunda queremos expandir esa población para más adelante, por lo que ante una infección real, la respuesta inmune será más rápida, más grande y mejor”, indica Shresta.

Hasta el momento, los investigadores no comprenden completamente por qué solo algunas personas tienen efectos secundarios de las vacunas COVID-19. Sin embargo, la investigación arroja los siguientes datos:

  • Las mujeres tienden a tener respuestas inmunitarias más fuertes que los hombres.
  • Los ancianos en general informan menos efectos secundarios que los más jóvenes, pero eso podría tener más que ver con la forma en que envejece el sistema inmunológico que con la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 disponibles.

Recuerde los síntomas del COVID-19

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza intenso
  • Diarrea
  • Pérdida del olfato
  • Pérdida del gusto
  • Tos seca
  • Dificultad para respirar
  • Cansancio

Fuente: El Universo (T.F.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *