El Oro.- Desde el pasado domingo, la playa de Jambelí, cantón Santa Rosa, suroeste del Ecuador, está soportando fuertes oleajes que han dejado daños en los muros de arenas que servían para contener los impactos de las olas.

Los dirigentes y moradores hacen un llamado a las autoridades locales y provinciales para que se ejecute un proyecto emergente.

“Los oleajes cada vez más amenazan con destruir la playa y llevarse las cabañas, queremos que el Gobierno Nacional y las autoridades locales miren a nuestra isla como un lugar de potencial para el turismo”, señaló Geomer García, habitante de Jambelí.

“Si las autoridades no hacen nada pronto se llevará el mar todo el filo de la playa”, afirma el dirigente, Ramón Zapata, quien agregó que los postes de luz ya mismo se caen y se pueden quedar sin energía.

Los daños se evidenciaron en el transcurso de este lunes y ayer martes, mientras el oleaje arremetía por periodos.

Mientras que el Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada comunicó que, de acuerdo a los resultados de modelos numéricos globales y regionales se prevé en el mar ecuatoriano el arribo de oleajes provenientes del sur del Pacífico.

Estos oleajes no tendrán características extremas, sin embargo, por la ocurrencia de una fase de aguaje (1 hasta el 4 de febrero) en la zona costera continental e insular se espera un estado de mar con intensidad entre moderado y ligeramente agitado.

Mientras perdure la fase de aguaje (1 hasta el 4 de febrero), recomiendan tomar mayor precaución al ingresar al mar, puesto que durante este evento astronómico las amplitudes de las mareas presentan sus máximos valores, lo cual influirá que las olas rompan con mayor intensidad en la costa y generen además fuertes corrientes.

Recomendaciones a los pobladores

La entidad sugiere a los pobladores de la zona costera, turistas y a quienes realizan sus actividades en el borde costero, estar atentos a las señales y avisos emitidos por las entidades de control y técnicas correspondientes, no ingresar al mar solos y en lo posible mantenerse en el área destinada para bañistas.

“Si no hay bandera o no tiene claro su mensaje, antes de ingresar en el mar, preguntar al personal autorizado, quienes le pueden informar acerca de las características del oleaje en la playa que se encuentre, por ejemplo: cuáles son las áreas peligrosas o información sobre los horarios de mareas”, indica un comunicado del Instituto Oceanográfico.

En caso de ser arrastrados por la corriente de resaca (mayor peligro en bajamar), es imprescindible mantener la calma y no luchar contra la corriente, se recomienda nadar en dirección paralela a la orilla hasta que deje de sentir la fuerza de arrastre o mantenerse flotando mientras periódicamente hace señales laterales con un solo brazo para advertir a la gente de la playa sobre su situación y ser rescatado

Fuente: El Correo

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.