El presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo ruso Vladimir Putin conversaron telefónicamente ayer sábado, sin mayores avances. Mientras tanto, Rusia comenzó nuevas maniobras navales en el Mar Negro.

Según informó la Casa Blanca, Biden advirtió a su par Vladimir Putin sobre los “severos costos” que tendría para Rusia invadir Ucrania, al cabo de una jornada de intensos esfuerzos diplomáticos que no consiguieron bajar las tensiones en torno a esa exrepública soviética.

Putin, por su parte, dijo que la sospecha de un ataque contra Ucrania era una “especulación provocativa” y su asesor diplomático denunció un “auge” de la “histeria” norteamericana.

El asesor, Yury Ushakov, indicó sin embargo que en la conversación, de cerca de una hora, ambos mandatarios “concordaron en mantener los contactos en todos los niveles” para desactivar la crisis.

La Casa Blanca informó que en esa conversación, Biden “dejó en claro que si Rusia emprende una invasión, Estados Unidos, junto con sus socios, impondrá rápidos y severos costos a Rusia”. Y “reiteró” que atacar a Ucrania “produciría un sufrimiento humano generalizado y disminuiría la posición de Rusia”.

Putin mantuvo una charla previa con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien le advirtió que “un diálogo sincero no es compatible con una escalada militar” en Ucrania.

Putin, según el Kremlin, criticó en esa conversación las “entregas a gran escala de armamento moderno” a Ucrania y aseguró que estas crean “condiciones para posibles acciones agresivas de las fuerzas ucranianas” en el este del país, donde se encuentra una región controlada por separatistas prorrusos desde hace ocho años.

Paralelamente, Rusia comenzó ayer nuevas maniobras navales en el mar Negro para “defender la costa marítima de la península de Crimea”, anexada en 2014, de potenciales amenazas. Para los países occidentales, estos ejercicios son particularmente preocupantes porque cercan militarmente a Ucrania.

La Casa Blanca destacó la “notable” unidad de los países occidentales ante lo que considera el momento más peligroso para Europa desde el final de la Guerra Fría, hace 30 años.

Salir de Ucrania. 

Estados Unidos, Alemania, el Reino Unido, Países Bajos, Canadá, Noruega, Australia, Japón, Israel, Luxemburgo, entre otros países, pidieron a sus ciudadanos que salgan rápidamente de Ucrania. Y la aerolínea neerlandesa KLM suspendió sus vuelos a Kiev, “hasta nuevo aviso”.

El ministerio español de Asuntos Exteriores también recomendó ayer a los españoles que actualmente se encuentran en Ucrania que consideren “seriamente” la posibilidad de abandonar el país temporalmente ante la volátil situación de seguridad motivada por el conflicto con Rusia. Asimismo recomienda no viajar a Ucrania.

Igualmente, el Gobierno del Reino Unido aconsejó a los ciudadanos británicos irse de Ucrania lo antes posible, mientras todavía haya medios “comerciales” disponibles para hacerlo.

El Ministerio de Exteriores de Italia también aconsejó a los italianos en Ucrania abandonar temporalmente el país debido a las tensiones con Rusia y retiró el personal no esencial de su embajada en Kiev, que seguirá “plenamente operativa”.

Recomienda asimismo “retrasar todos los viajes no esenciales” a Ucrania y, en caso de encontrarse irremediablemente en el país, registrarse en un portal de internet del Ministerio y descargar la aplicación de geolocalización de la Unidad de Crisis.

Por último “desaconseja” cualquier viaje a las regiones de Donetsk y Lugansk (este), autoproclamadas repúblicas populares. La medida ha sido tomada de acuerdo con las embajadas de la Unión Europea en Ucrania.

La OSCE retiró a sus observadores de la zona y el propio secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, advirtió ayer del “riesgo real” de que estalle pronto “un conflicto armado” provocado por Rusia en Ucrania.

La propia Rusia admitió que está reduciendo su personal diplomático en Kiev, argumentando que se debe a las “provocaciones” ucranianas y de países occidentales. El viernes, el consejero de la Casa Blanca para la Seguridad Nacional, Jake Sullivan, afirmó que la ofensiva rusa era una “posibilidad muy muy real”.

Los responsables estadounidenses no descartan que Rusia tome esta decisión incluso durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, que terminan el 20 de febrero.

Zelenski.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, juzgó ayer que las declaraciones de Estados Unidos eran demasiado alarmistas, aunque reconoció el riesgo de una invasión.

Miles de manifestantes protestaron en Kiev ayer sábado, diciendo que se negaban a ceder al pánico.

Ecuador alerta a sus nacionales

El Gobierno de Ecuador pidió ayer sábado a sus compatriotas en Ucrania que contacten con la Embajada del país en Austria, que actúa como concurrente frente al Gobierno de Kiev, ante la escalada de tensiones entre Estados Unidos y Rusia.

La Cancillería de Ecuador, en un comunicado oficial, indicó que su respectiva sección consular “ha levantado un registro de más de 400 compatriotas que viven en Ucrania”. Además, dijo que “actualmente trabaja en la verificación de pasaportes y visas vigentes, con el objetivo de dar una asistencia oportuna a cada uno de ellos”.

La Cancillería puso a disposición un número telefónico de contacto y un correo electrónico para que sus compatriotas puedan comunicarse con la Embajada en Viena.

La iniciativa fue tomada por el gobierno de Ecuador luego de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, conversaran sin mayores avances sobre la situación en Ucrania.

Esa fue la primera conversación directa entre Biden y Putin desde el pasado 30 de diciembre, cuando dejaron patentes sus diferencias sobre el tema de Ucrania.

Otros países latinoamericanos y de otras partes del mundo están realizando relevamientos sobre el número de sus nacionales que viven en Ucrania y en países vecinos, para tomar las medidas o precauciones pertinentes. (Con información de EFE).

Grave escenario

Los estadounidenses, que compartieron sus análisis de inteligencia con sus aliados, plantean un escenario dramático en caso de una ofensiva rusa, que es muy probable que ocurra, afirman. Probablemente “empezaría con bombardeos aéreos y ataques con misiles que obviamente podrían matar a civiles”, dijo la Casa Blanca, explicando que también habría “un asalto rápido” a Kiev. Moscú niega esta intención, aunque sigue militarizando la frontera de Ucrania.

Submarino estadounidense entró en aguas territoriales rusas ayer

Un buque antisubmarino ruso forzó ayer sábado a un submarino estadounidense a salir de aguas territoriales rusas en el Pacífico, según informó el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado, en plena tensión entre ambos países por la situación en Ucrania.

El destructor “Mariscal Shaposhnikov” detectó al submarino cerca de las Islas Kuriles y lo intimó a “salir a la superficie inmediatamente”, sin recibir respuesta.

El buque ruso usó entonces los “medios adecuados” para forzar al submarino estadounidense “a salir de las aguas territoriales rusas a toda velocidad”, agregó, precisando que el incidente se produjo a las 07h40 GMT del día de ayer.

El sumergible estadounidense fue detectado durante unos ejercicios de rutina de la Flota del Pacífico rusa cerca de la isla Urup, del arco insular de las Kuriles.

El incidente se produjo pocas horas antes de una conversación telefónica entre los presidentes Vladimir Putin y Joe Biden para tratar de desactivar las tensiones en torno a Ucrania, una exrepública soviética del este de Europa amenazada, según Estados Unidos, por una inminente invasión rusa. Esta invasión podría darse en los próximos días, según EE.UU. AFP

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.