El impactante derrumbe de parte del cañón en el Lago de Furnas, cerca de Minas Gerais, cayó desde unos cinco metros, sobre tres lanchas con unos 15 turistas. Investigadores aseguran que una «tromba de agua» hizo que la roca se deslizara.

Este sábado 8 de enero, siete personas murieron, 32 resultaron heridas y otras 20 se encuentran desaparecidas por el desprendimiento de un enorme bloque de piedras del cañón del Capitolio, en el estado de Minas Gerais, Brasil, sobre tres lanchas con 15 turistas que transitaban por el Lago de Furnas.

Al conocerse el terrible accidente, rápidamente llegaron al lugar bomberos de los cuarteles de la región y del Batallón de Operaciones Aéreas, así como buzos especiales.

Las primeras voces oficiales que se pronunciaron al respecto hablan de una «tromba de agua» hizo que la roca se deslizara.

Mientras, la Armada de los Estados Unidos de Brasil informó que se iniciará una investigación para conocer las circunstancias del siniestro.

Fuente Ámbito

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.