Todas las tropas rusas se retiraron de los alrededores de Kiev, según EE.UU.

Todas las tropas rusas que quedaban en los alrededores de Kiev y la localidad de Chernígov, en el norte de Ucrania, se han retirado de esas zonas, afirmó este miércoles un funcionario de alto rango del Departamento de Defensa de EE.UU. En una llamada con periodistas, el funcionario indicó que, de acuerdo con los datos de que dispone, todos los soldados rusos desplegados en esas áreas se han replegado para dirigirse a Bielorrusia y Rusia con el fin de «reconsolidarse y reajustarse».

«No estamos viendo fuerzas rusas dentro y alrededor de Kiev o al norte de Kiev, ni tampoco dentro o en las inmediaciones de Chernígov», apuntó la fuente. Mientras, EE.UU. no ha detectado «cambios reales» en la situación en el este o el sur de Ucrania.

«Mariúpol sigue aislada, pero los rusos no se la han asegurado pese a las informaciones de fuentes abiertas de lo contrario, de los ucranianos entregando Mariúpol, evaluamos que eso no ha ocurrido», dijo el funcionario estadounidense.

Uno de los asesores de la Presidencia ucraniana, Oleksiy Arestovych, aseguró este miércoles que los rusos han perdido parte de su potencial ofensivo y que ahora están dotando de personal y redistribuyendo sus tropas en un intento de continuar la ofensiva sobre la asediada Mariúpol, en el sur, y en la región de Járkov.

«En el resto de los sectores del frente, el enemigo ha sido detenido, especialmente en las regiones de Kiev, Sumy y en casi toda el área de Chernígov», que hasta ahora habían sido muy castigadas por el Ejército ruso desde que invadió el país el pasado 24 de febrero, precisó el asesor.

EE.UU. y las autoridades militares ucranianas sostienen que Rusia quiere reorientar su ofensiva a partir ahora en el este ucraniano para controlar las regiones de Donetsk y Lugansk, las autoproclamadas repúblicas independientes reconocidas por Rusia, que las controla de facto.

Al menos 1.480 civiles ucranianos han muerto en su país desde que comenzó la invasión rusa hasta el 4 de abril, según los últimos datos de la oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, que contabiliza también 2.195 heridos.

Biden calificó de «crímenes de guerra graves» la matanza de civiles ucranianos

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó este miércoles como «crímenes de guerra graves» la matanza de civiles ucranianos presuntamente a manos de las tropas rusas en la ciudad de Bucha.

«Estoy seguro de que habéis visto las imágenes de Bucha, en las afueras de Kiev: cuerpos dejados en las calles cuando las tropas rusas se retiraron, algunos con disparos en la parte posterior de la cabeza y las manos atadas detrás de la espalda», dijo Biden en un acto. «Lo que está sucediendo no son sino crímenes de guerra graves», dijo.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se refirió por primera vez a lo ocurrido en Bucha y denominó como una «provocación grosera y cínica» de las autoridades ucranianas el descubrimiento de cadáveres de civiles en la ciudad de Bucha tras la retirada de las fuerzas rusas.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, en discurso sobre anexión de Crimea a su país. Foto: AFP

Vladimir Putin, presidente de Rusia, en discurso sobre anexión de Crimea a su país. Foto: AFP

Durante una entrevista con el primer ministro húngaro Viktor Orban, Putin habló de la «provocación grosera y cínica de parte del régimen de Kiev en la ciudad de Bucha«, según un comunicado del Kremlin. Se trata de la primera reacción del presidente ruso por este caso que ha provocado indignación internacional.

Sin embargo, las imágenes satelitales tomadas durante el último mes en la ciudad ucraniana de Bucha desmienten la versión del gobierno ruso, que niega cualquier implicación en las muertes de civiles en esa localidad, estimó el miércoles el gobierno alemán.

«Las explicaciones dadas por Rusia, de que se trataba de montajes y de que Rusia no era responsable de estos asesinatos, es insostenible desde nuestro punto de vista», dijo el portavoz del gobierno, Steffen Hebestrei, en una rueda de prensa en Berlín.

«El asesinato de civiles es un crimen de guerra, para decirlo claramente. Sus autores o quienes los enviaron deben rendir cuentas», añadió.

Decenas de cadáveres de civiles fueron descubiertos la semana pasada en Bucha, a las puertas de Kiev, tras la partida de las tropas rusas, y provocaron una repulsa mundial. El Kremlin ha negado cualquier responsabilidad en estas muertes y asegura que son imágenes «falsas».

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo que se trataba de los «peores crímenes guerra» cometidos desde la Segunda Guerra Mundial y las calificó de «genocidio».

Cuerpos de civiles tras masacre en Bucha. Foto: EFE/EPA/MIKHAIL PALINCHAK

ONU votará sobre suspensión de Rusia en consejo de DD.HH.

La Asamblea General de la ONU, compuesta por los 193 Estados miembros de la organización, se reunirán el jueves en Nueva York para votar sobre el pedido de suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos, confirmó hoy un portavoz de este organismo.

Ucrania, Estados Unidos y el Reino Unido iniciaron este movimiento en la Asamblea General tras las graves exacciones de las que se acusa a las tropas rusas en Ucrania, como la masacre de civiles en Bucha y otras localidades.
Otros varios países, entre ellos Canadá, Colombia, República Checa, Estonia, Francia, Alemania, Italia y Japón, secundan este pedido.

Con ese fin, los promotores de la suspensión de Rusia han circulado un proyecto de resolución que señala: «Se decide suspender los derechos de membresía del Consejo de Derechos Humanos de la Federación de Rusia».

Según las reglas aplicables, si se obtienen dos tercios de los votos, Rusia sería suspendida del Consejo de Derechos Humanos, el órgano multilateral más importante en este ámbito a nivel global y que tiene como misión esencial la defensa de los derechos y libertades fundamentales.

Varios episodios de la guerra en Ucrania que se han atribuido a las fuerzas rusas -además de las masacres se les acusa de ataques contra infraestructuras civiles y bombardeos indiscriminados contra zonas residenciales- pueden constituir crímenes de guerra, según han señalado organismos especializados de Naciones Unidas.

Solo existe un precedente de suspensión de un Estado miembro del Consejo de Derechos Humanos: Libia, al que se retiró en marzo de 2011, tras la violenta represión de las protestas contra el régimen de Muamar el Gadafi.

Imagen satelital de Bucha, de Maxar Technologies, publicada por The New York Times. Foto: AFP

Imagen satelital de Bucha, de Maxar Technologies, publicada por The New York Times. Foto: AFP

Crematorios móviles en Mariúpol

El alcalde de Mariúpol, Vadym Boychenko, denunció este miércoles que las tropas rusas que mantienen cercada esa ciudad ucraniana «están tratando de tapar sus huellas» y han comenzado a operar con crematorios móviles para hacer desaparecer las «huellas de sus crímenes».

En un mensaje en su canal de Telegram, el primer edil dijo que «después del genocidio generalizado cometido (en la ciudad de) Bucha, los principales líderes de Rusia han ordenado la destrucción de cualquier prueba de los crímenes cometidos por su ejército en Mariúpol», la ciudad portuaria del sur de Ucrania que está asediada y es objeto de bombardeos desde hace días.

«Hace una semana, algunas estimaciones cautelosas situaron el número de muertos en 5.000. Pero dado el tamaño de la ciudad, la destrucción catastrófica, la duración del bloqueo y la feroz resistencia, decenas de miles de civiles de Mariúpol podrían haber sido víctimas de los ocupantes rusos», subrayó.

El alcalde de la ciudad cree que Rusia no tiene «ninguna prisa» por autorizar alguna operación humanitaria que logre evacuar por completo la ciudad y se está ocupando de silenciar a los testigos potenciales de las atrocidades que se están cometiendo.

También acusó a los rusos de «reclutar a terroristas locales» y miembros de brigadas especiales para que les apoyen en estos cometidos.

«El mundo no ha visto una tragedia de la magnitud de la que vive Mariúpol desde los campos de concentración nazis», reiteró Boychenko.

Los «racistas convirtieron toda nuestra ciudad en un campo de exterminio. Desafortunadamente, la espeluznante analogía está ganando más y más confirmación. Esto ya no es Chechenia o Alepo (Siria). Este es el nuevo Auschwitz», añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *