Una guayaquileña dignificando el servicio médico en la India.

Pacientes con picaduras de serpientes, varias personas con múltiples fracturas como resultado de un accidentes de tránsito o con fiebre por dengue son algunos de los casos que atiende a diario la doctora Ketty Arce Cedillo, de 37 años.

Es guayaquileña y desde el 2012 es la responsable del departamento de Urgencias del Hospital Bathalapalli, en India.

Este centro médico es parte de la Fundación Vicente Ferrer, ONG de desarrollo comprometida desde 1969 con el proceso de transformación de una de las zonas más empobrecidas del sur del país asiático: los estados de Andhra Pradesh y Telangana.

Mientras hacía sus estudios en Barcelona (España) Arce conoció al médico infectólogo Gerardo Álvarez-Uría, de 44 años, quien ahora es su esposo.

Él la convenció de unirse al proyecto de la fundación que busca brindar una atención digna a los pacientes, creando empatía y conciencia.

En una sociedad machista, con una ideología y cultura diferentes, donde se cree que el acceso a la salud es un privilegio de pocos, no es tan fácil laborar.

Comenta que su día inicia a las 08:00, pero no sabe cuando termina. Añade que es agotador, pero gratificante a la vez, nunca sabe lo que le espera.

Atenciones

Un promedio de 45 a 50 pacientes es lo que atiende por día la especialista, en su mayoría son casos graves. Los más frecuentes son de enfermedades infecciosas como fiebre por dengue, malaria, salmonela, diarrea por cólera, pacientes con VIH o tuberculosis pulmonar.

Además acuden personas con hipertensión arterial no controlada, cardiopatías, infartos, diabetes o con problemas respiratorios crónicos, aunque también se encuentran con pacientes con picaduras de serpientes o escorpiones, ya que en la zona es común encontrarlos.

Arce detalla que las enfermedades se complican por las creencias de la gente en los “remedios caseros”. Como es algo que ya tienen arraigado en sus familias o como tradición impide que se pueda dar una atención oportuna. Con este tipo de situaciones tiene que batallar a diario la doctora.

Otro de los ingresos que le parecen alarmantes son los intentos de suicidio que atiende. Al menos unos 16 a 20 casos le llegan al mes por ingesta de insecticidas que se usan en la agricultura. Son personas entre 16 a 50 años, en su mayoría mujeres que lo hacen por «razones de maltrato físico y psicológico».

Entre personal médico, doctores, enfermeras y trabajadores sociales forman un equipo de más de 20 personas, todos profesionales locales. La formación es muy importante para mejorar el funcionamiento del hospital y fomentar el desarrollo sanitario.

Experiencia

Ketty Arce explica que Urgencias es un área muy complicada, porque requiere de mucha responsabilidad para tomar decisiones tanto médicas como de gestión, ya que no solo se toma en cuenta el diagnóstico de los pacientes, sino también su situación personal, y se debe coordinar con otros departamentos del hospital.

Estar al frente del departamento de Urgencias la ha hecho crecer personal y profesionalmente, se siente orgullosa de su equipo por el trabajo que realizan y el trato que brindan.

Asegura que esta es la mejor experiencia que ha tenido a lo largo de su carrera. “Aquí eres médico de verdad. Esto me ha enseñado a valorar lo que tenemos y a entender más esta cultura”.

Fuente: eluniverso.com (T.F.)

Deja tu comentario