Varias monjas atraparon con la ayuda de vecinos a dos de los cinco delincuentes que pretendían robar en su convento, en un barrio de la ciudad ecuatoriana de Cuenca, al sur del país, tal y como se informó este domingo. Las religiosas, según ellas mismas han comentado en redes sociales, se percataron de la presencia de uno de los sujetos en un segundo piso del convento donde le encararon y forcejearon para evitar el robo de computadoras y teléfonos.

«Lo encontramos en el segundo piso, cargando con todo lo que podía, computadores y cargadores» de teléfono, en una mochila, comentó Susana, una de las religiosas que recibió golpes y patadas del sujeto cuando intentaba echarse a la fuga tras ser descubierto.

El hombre trató de escabullirse, rompió una ventana del segundo piso y logró salir, pero no pudo huir porque los vecinos ayudaron a atraparlo, agregó.

Para la hermana Priscila, este tipo de hechos en su sector «es muy frecuente» y es lamentable porque se produce en un espacio, como el convento, adonde la gente acude «porque necesita». Hace unos dos meses, varios delincuentes ingresaron a la guardería de niños que las madres disponen en un sector del convento y se sustrajeron varias cosas, agregó la religiosa, tras destacar la actitud de los vecinos del barrio que en esta ocasión ayudaron a frustrar el robo.

«Nos apoyaron, nos ayudaron a cogerlos» y eso demuestra que «este sector está unido y que nos cuidamos los unos a otros», agregó Priscila. El suceso reproducido en las redes sociales generó un gran debate en esas plataformas, donde se ha criticado la espiral de violencia y auge de la delincuencia que vive el país desde hace varios meses, con noticias de robos, asaltos y crímenes que se reportan a diario en redes sociales, noticiarios de radio y de televisión.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.