Llega el buen clima, ya estamos próximos a la que, para muchos de nosotros, es la estación más agradable del año: el sol brilla más, hay más horas de luz natural y, de a poco, comienza a ascender la temperatura. Es el momento de la polinización.

La polinización de árboles, gramíneas y malezas ocurren en diferentes meses del año. Actualmente, estamos frente a la polinización de los árboles (final del invierno y durante la primavera). En esta época, emiten sus pólenes el plátano, el ciprés, la tipa, el paraíso, el roble, el ombú, el eucalipto y el lapacho, entre otros.

Un solo árbol produce miles de granos de pólenes que viajarán largas distancias con el viento. En las últimas décadas, debido al cambio climático, la época ventosa comienza antes y se prolonga mucho más tiempo.

A finales de primavera y verano es el turno de las gramíneas (que son la mayoría de los pastos, césped y cereales). Las malezas polinizan durante el verano y parte del otoño. Se consideran malezas todas aquellas plantas que producen cambios desfavorables de la vegetación y que producen un cambio estético en la zona donde crecen, aparecen de manera espontánea y provienen de las perdidas de las cosechas agrícolas.

En esta época, emiten sus pólenes los árboles como el plátano, el ciprés, la tipa, el paraíso, el roble, el ombú, el eucalipto y el lapacho, entre otros (Lihue Althabe)

Recordemos que la importancia de los arboles es fundamental para proteger al medio ambiente. Además, armonizan la vida de la propia ciudad y, en general, representan un pulmón para el planeta y son uno de los elementos más importantes para el cuidado del medio ambiente

La ciudad de Buenos Aires tiene plantados en espacios públicos alrededor de 500 000 árboles. Hablemos del plátano en particular (Platanus hispánica). Se estima que hay 40.000 plátanos, aproximadamente un 10% de los árboles de la Ciudad.

Lo que altera la salud de los alérgicos es el polvillo de la flor que son redondas y de color marrón. Si bien causa síntomas muy molestos, estos son transitorios y se pueden prevenir, acudiendo con tiempo, antes de la caída de los pólenes al médico especialista.

La polinización es un proceso complejo que desencadena síntomas muy molestos y desagradables en las personas alérgicas (Getty)

En el año 1998 se debatió si se debían conservar o no, y es por eso que, ante una nueva siembra, la Legislatura Porteña pidió informes acerca de ellos. Los plátanos fueron introducidos desde los Estados Unidos durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento (1868-1874) pues el sanjuanino reclamaba la tendencia de “plantar árboles”, política que se mantuvo como una constante en aquella época.

Se trata de un árbol muy longevo, que puede tener hasta 40 metros de largo y es el motivo por el cual se forma como un túnel de sombra en las calles. Así, protegen al medio ambiente, brindan fresco y absorben el ruido del tránsito y de la lluvia.

En la ciudad de Buenos Aires es posible encontrarlos en la Avenida Coronel Roca de Villa Soldati, en la zona sur (allí hay más de 400 ejemplares), y en la Avenida Juan B. Justo, a lo largo de la cual hay plantados 350 ejemplares. El “circuito de plátanos” se completa en la Avenida San Martín entre los barrios de Parque Centenario y Agronomía, con gran cantidad de ejemplares.

La polinización es un proceso complejo que desencadena síntomas muy molestos y desagradables en las personas alérgicas.

En los últimos años, y como consecuencia del cambio climático, los vientos aumentaron y se observa que muchas personas que nunca manifestaron desagrado o incomodidad frente este tipo de árboles, en la actualidad sí presentan algunos síntomas como fatiga, cansancio, opresión torácica, conjuntivitis, estornudos y dificultad respiratoria.

Utilizar tapabocas es una medida efectiva para disminuir los efectos del polen (Getty)

Para evitar la incomodidad que causan estos cuadros, se aconsejan las siguientes medidas de prevención:

– Proteger los ojos con gafas

– Usar barbijos

– Ventilar la habitación al atardecer y realizar pulverizaciones de agua antes de acostarse

– Ventilar la casa durante poco tiempo en las primeras y en las últimas horas del día

– Si la habitación de la persona alérgica se encuentre frente a los plátanos que están en la vereda, se recomienda trasladarse a otro lugar y mantener la ventana cerrada

– Evitar tender la ropa al aire libre, pues al ingresarla una vez seca puede contener pólenes

– Mantener las ventanillas del auto cerradas

– Evitar salidas al aire libre, sobre todo los días muy ventosos o secos pues son días de alta concentración de pólenes

Como siempre decimos, lo importante es consultar siempre al médico y no automedicarse ante la presencia de síntomas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.